De la Rúa intentó desligarse de la represión que derivó en las muertes de 2001

Ante el juez, el ex presidente defendió la actuación policial y destacó que la fuerza depende del Ministerio del Interior, indicaron sus abogados; el ex mandatario había sido sobreseído, pero la Justicia ordenó volver a investigarlo
Fernando de la Rúa volvió a los tribunales de Retiro. Esta vez, para declarar en la causa por los asesinatos ocurridos en la Plaza de Mayo en diciembre de 2001, pocas horas antes de la caída de su gobierno.

Durante poco más de dos horas compareció ante el juez federal Claudio Bonadío, que lo citó para que amplíe la declaración indagatoria que había hecho en su momento.

El magistrado investiga los homicidios culposos de Gustavo Benedetto, Diego Lamagna, Gastón Riva, Gustavo Almirón y Alberto Márquez, ocurridos en la Plaza de Mayo y sus alrededores el 20 de diciembre de 2001.

Según relataron los abogados de De la Rúa a la salida de Comodoro Py , De la Rúa defendió el accionar de la policía durante el 20 de diciembre y, en un intentó por deslindar responsabilidades, recordó que la fuerza depende del Ministerio del Interior.

Además, negó que haya habido una reunión en Olivos para evaluar la situación en la Plaza de Mayo. Según habían relatado testigos de la causa, De la Rúa había convocado a una reunión el jueves 20 por la mañana en la quinta presidencial.

En abril pasado, el ex presidente había sido sobreseído, pero a fines del mes pasado la Cámara Federal revocó esa decisión y ordenó profundizar la investigación sobre la supuesta responsabilidad de De la Rúa en las muertes.

Otros imputados. En la causa están imputados, y esperan el juicio oral, el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov, el ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos, el ex superintendente de Seguridad Metropolitana Raúl Andreozzi y el ex director general de Operaciones Norberto Gaudiero.

En abril pasado, De la Rúa también había sido sobreseído en la causa que lo investigaba por la contratación de empleados en el ex Concejo Deliberante porteño para realizar tareas personales, entre ellas cortar el césped en su quinta. Pero aún debe enfrentar un juicio oral por la causa en que se investiga el pago de coimas en el Senado para aprobar la ley de flexibilización laboral, en 2000.

Comentá la nota