En un intento de asalto, balearon en Agronomía el auto de Amira Yoma

Delincuentes la persiguieron con su auto y le tiraron dos tiros. Ella resultó ilesa.
En un presunto intento de robo balearon el auto de Amira Yoma, quien resulto ilesa del ataque. Anoche, mientras la ex cuñada del ex presidente Carlos Menem viajaba a la casa de una amiga, su auto recibió dos disparos desde un vehículo que se puso a la par del suyo cuando iba por Av. de los Incas, en Agronomía.

Pasadas las 20.30, la ex secretaria de Audiencias durante la época del menemismo salió de su casa para juntarse con una amiga. Cuando estaba llegando a la avenida Beiró, notó que un auto rojo la estaba siguiendo. Intentó escaparse, pero el otro vehículo la persiguió hasta que se le puso a la par y en movimiento un delincuente disparó dos veces contra su Peugeot 207. Uno de los disparos atravesó una puerta y el otro el vidrio del lado de ella y quedó en uno de los parantes.

Al cierre de esta edición, la división prensa de la Policía Federal no podía suministrar ninguna información de cómo habían sucedido los hechos, pero según contó el marido de Amira Yoma, el ex periodista Jorge Marchetti, al canal de noticias TN, la mujer estaba siendo atendida por un médico que pasaba por el lugar con una crisis nerviosa. Además agregó que su mujer hacía mucho tiempo que no se animaba a salir sola de su casa porque tenía miedo a que le pasara algo.

La Policía de la comisaría 37 investigaba anoche si se trataba sólo de un intento de asalto o si hubo otros motivos para el ataque.

No es la primera vez que Amira Yoma vive una situación así. En la madrugada del 29 de enero de 1996, sufrió un intento de asalto cuando viajaba en su BMW. En esa oportunidad, uno de sus custodios que manejaba el auto, se tiroteó con tres delincuentes que intentaron robarle en la calle Crámer del barrio de Colegiales. Su auto recibió en esas oportunidad nueve balazos, aunque ella también resultó ilesa.

El esposo de Yoma agregó ante las cámaras de televisión: "Uno escucha siempre de estos casos, pero hasta cuando a uno le toca le duele mucho y sentimos impotencia". Sin descartar que se tratara de un caso de inseguridad más, también dijo que ellos no tienen "adversarios ni enemigos" y que llevan una vida recatada".

Esta madrugada, en el lugar trabajaba la Policía científica y personal de la comisaría 37.

Comentá la nota