Intentan frenar una licitación perjudicial para la Puna salteña

Intentan frenar una licitación perjudicial para la Puna salteña
La raíz del reclamo está en un proyecto que busca alejar la ruta de San Antonio de los Cobres.
El Gobierno provincial intenta torcer, con la intervención del Consejo Federal Vial, el curso de una licitación que desviaría la traza de la ruta nacional 40 en San Antonio de los Cobres y obstaculizaría el desarrollo turístico y productivo de la Puna salteña.

El director de Vialidad, Guillermo Villalba, expuso ayer ante el Consejo los lineamientos de una propuesta que el organismo provincial elaboró como alternativa al nuevo trazado de la ruta 40 que se impulsó desde Jujuy y licitó la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) con la premisa de evitar el actual paso por San Antonio de los Cobres.

Villalba planteó ayer al mediodía que la futura trayectoria de la ruta 40 en el norte argentino debe atender al interés turístico y productivo de Jujuy, Salta y Catamarca, sin soslayar aspectos ambientales, sociales y económicos.

Sobre los citados criterios, Salta promueve que desde su actual empalme con la ruta 51 en el paraje Los Patos, a unos 13 kilómetros al este de San Antonio de los Cobres, la ruta 40 se prolongue sobre la existente línea de la 51 hasta las cercanías de Alto Toconar, entre Alto Chorrillos y Olacapato, desde donde se prolongaría hacia el norte en dirección a Susques.

Entre los fundamentos se hizo notar que la trayectoria planteada por la Dirección de Vialidad de Salta demandaría una inversión significativamente menor que la de la traza empujada desde Jujuy. Además -se advirtió- no se afectaría las napas freáticas, los acuíferos, el Viaducto la Polvorilla y habría menor distancia de transporte y costos en fletes.

Estos mismos planteos fueron llevados el pasado miércoles a la DNV. Allí funcionarios viales de Salta se reunieron con el gerente de Obras y Servicios del organismo de la Nación, Jorge Gregorutti. También estuvieron presentes en el encuentro el diputado nacional José Vilariño y el diputado de Los Andes, Leopoldo Salva, quienes reclamaron urgentes ajustes en la licitación de la nueva traza de la ruta 40.

La raíz del planteo

La licitación que tanto preocupa por estos días al departamento Los Andes es la 86/08, en la que una comisión técnica de la DNV evalúa desde el pasado 26 de marzo las ofertas técnicas de diez grupos interesaron en los estudios de ingeniería, económicos y ambientales previos a la pavimentación de la ruta 40 desde San Carlos (en los Valles Calchaquíes) hasta el límite de Salta con Jujuy (en plena Puna).

Desde sus bases, el proceso licitatorio mostró desajustes, ya que ni siquiera se indicó en sus términos de referencia el área de intersección de las rutas nacionales 40 y 51. Esta última une a la capital salteña con Chile a través del paso de Sico y empalma con aquella poco antes de San Antonio de los Cobres.

Rutas superpuestas

Son cerca de 13 kilómetros en los que ambas rutas corren superpuestas hasta la localidad cabecera del departamento Los Andes. Desde allí la línea actual de la 40 se prolonga hacia el norte en dirección a la localidad jujeña de Abra Pampa.

En este contexto, para incorporar a sus poblaciones de Susques, Huancar, Pastos Chicos y Sey al corredor turístico que se promocionará con fondos federales, Jujuy impulsó una traza alternativa que desplaza el actual eje de la ruta 40 unos 70 kilómetros hacia el oeste. Esta variante en suelo jujeño no sólo está incluida ya en el nomenclador de la DNV, sino que presenta avanzados trabajos con miras a su pavimentación hasta Sey.

Desde allí, la vecina provincia había propuesto una prolongación de la nueva traza que pasaba bajo el Viaducto La Polvorilla, máximo ícono del turismo salteño en el recorrido del Tren a las Nubes, esquivando luego a San Antonio de los Cobres hasta la intersección con la ruta 51, en el paraje Los Patos, muy cerca del Acay.

Reclamos

En vista de los riesgos que dicha variante implicaba para la seguridad estructural del viaducto construido por Richard Fontaine Maury, desde la Provincia se entablaron reclamos ante diferentes organismos nacionales y la objetada variante fue finalmente desechada. Entonces, Jujuy comenzó a delinear otra alternativa que, paralela a la 51, pero mucho más al norte, sortearía igualmente a San Antonio de los Cobres, y acercaría la futura traza a pocos kilómetros de La Polvorilla atravesando territorios de la vecina provincia.

Este criterio prevaleció en la licitación de 86/08, donde Vialidad de la Nación instruyó a las oferentes a "... mantener en lo posible la traza existente de la R.N. 40, excepto en el paso por San Antonio de los Cobres, que deberá plantear una variante y desde allí al límite interprovincial Salta-Jujuy".

La citada condición fijada en los pliegos conduce los estudios licitados hacia la traza que se considera lesiva a los intereses de Salta.

Comentá la nota