Intentan detectar si existen focos de dengue en Balcarce

El municipio colocó larvitrampas en diferentes sectores para descubrir la presencia de la larva. En los próximos días se harán los análisis correspondientes.
BALCARCE: Autoridades sanitarias, el INTA y alumnos y profesores de la localidad distribuyeron más de veinte larvitrampas para saber a ciencia cierta si existen larvas que pudieran transmitir el dengue en Balcarce.

"No hay detectadas larvas del virus, por lo cual no debería haber dengue endémico, o sea local. Al no estar el mosquito, por más que haya gente con dengue no se va a poder contagiar", indicó el investigador Fernando Thougnon Islas.

El profesional del hospital municipal local expresó que "nosotros no creemos que no haya. Si vos mirás el mapa de América del Sur de la Organización Panamericana de la Salud existen larvas hasta en Chubut, por eso no tendríamos por qué no tener. Creo que el tema pasaba porque no se buscaba".

El clínico amplió que "hay un semicírculo blanco que va desde Santa Teresita hasta Tres Arroyos donde no aparecen larvas y en el resto del país sí. Entonces, es muy extraño. Creemos que es porque no se ha buscado y desde ahí surgió el poner larvitrampas en toda la ciudad".

Islas contó que se trata de media goma de auto que se cuelga en un lugar sombreado con un líquido que se prepara con agua, azúcar y levadura de cerveza que es atractivo para que el mosquito deposite las larvas. Luego, una vez por semana o cada diez días se empiezan a sacar muestras y se averigua si están las larvas o no.

El profesional comentó que se colocaron más de veinte larvitrampas en diferentes sectores de la ciudad y las localidades de Los Pinos, San Agustín y Napaleofú.

"El virus por sí solo no puede producir la infección sino que necesita de un colectivo que lo transporte al torrente sanguíneo que es un vector: el mosquito aedes aegypti. Hay varios tipos de mosquitos: algunos transmiten la fiebre amarilla y los jejenes la leishmaniasis", apuntó.

Según Islas, el virus entra en ese mosquito, se cumple un ciclo biológico dentro de él y cuando vuelve a picar transmite la enfermedad. "La que transmite la enfermedad es la hembra que pone los huevos y se alimenta para poder madurarlos", aclaró.

Falta de planificación

El médico comentó su participación en un congreso internacional sobre dengue donde se habló sobre las medidas que uno puede tomar porque hasta el momento no hay vacuna.

"Es una enfermedad que no es de la pobreza sino de la falta de planificación. Clorinda tenía una villa inundable a orillas del río. El gobierno invirtió un montón de dinero e hizo un barrio de casas de material con todos los servicios en lo alto del pueblo. Pero qué pasó: había una sola bomba de agua y no alcanzaba a subir al barrio", recordó Islas.

Luego agregó que "esa gente tenía que juntar agua en horas de la mañana al ras del piso del río en tachos como cuando no tenía agua corriente. En conclusión: Clorinda terminó siendo una de las zonas de epidemia de dengue más importantes de la Argentina".

En este sentido, aseguró que "el problema se solucionaba poniendo una bomba más, por ello la enfermedad tiene mucho que ver con los arraigos culturales. Todavía hay gente que junta el agua de lluvia porque es mejor para lavarse la cabeza, mantiene los aljibes abiertos, tiene recipientes que juntan agua o chatarra en el fondo de la casa". Para Islas, los elementos antes descritos son una forma de "reservorio", donde los mosquitos van a poner los huevos en agua clara porque la larva se alimenta de sustancias en suspensión.

Por último, Fernando Islas hizo hincapié en la fuente de cultivo para larvas que terminan siendo las piletas de natación. "En los extremos uno puede mirar que están llenos de larvas y eso que el agua se recicla. Hay que tratar de taparlas, mantenerlas limpias y cambiar el agua al menos una vez por semana".

Comentá la nota