Intentan destrabar el conflicto del Puerto

El dirigente nacional del SOMU Omar Suárez visitó ayer al intendente Gustavo Pulti, en el marco de la Conferencia Regional de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) a la que pertenece dicho gremio.
En la oportunidad el dirigente sindical presentó a las autoridades internacionales y entregó el documento con que concluyó la conferencia en el que se denuncia las graves consecuencias del "descarte" en la actividad pesquera que lleva a la destrucción del caladero.

En el encuentro, del que también participó el secretario de Desarrollo productivo, asuntos agrarios y marítimos y relaciones económicas internacionales, Horacio Tettamanti, las autoridades aprovecharon para conversar del conflicto portuario.

"Aprovechando la presentación y la charla salió el tema del puerto y la posibilidad de ir construyendo un consenso para terminar con la falta de operatividad", comentó Tettamanti al finalizar la reunión.

Según explicó el intendente se ofreció a estar disponible y "poner todo lo que esté a su alcance para lograr un diálogo constructivo".

En ese contexto fomentó la concreción de una reunión entre las cámaras empresarias y los trabajadores para acercar posiciones.

"Había una voluntad positiva en términos de evaluar la conflictividad, dificultades y complejidad que genera esta situación", reconoció el funcionario municipal.

"Se va viendo una pequeña luz de esperanza en el fondo del túnel", indicó Tettamanti en cuanto al balance del encuentro, manifestando la voluntad de la comuna de que se superen las diferencias entre la parte gremial y la empresaria, para que pueda normalizarse el movimiento en nuestra terminal marítima.

Vale recordar que en el marco de un conflicto del SOMU con las cámaras empresarias del sector pesquero, desde hace dos meses se está impidiendo el ingreso de barcos portacontenedores de navieras que trasladan mercadería de exportación e importación. Se trata de una actividad que hace una década no existía en el puerto local y que, con esfuerzo público y privado y muchas inversiones logró atraerse.

El SOMU, que a nivel local no tiene representación mayoritaria en el sector pesquero, usó la estrategia de impedir la salida de contenedores con pescado de empresas locales por la terminal marítima local, a través de una presión a las navieras de generarles inconvenientes en puertos más importantes, como el de Buenos Aires.

En ese contexto y a pesar de las garantías que se les ofreció desde el consorcio portuario, las empresas internacionales han decidido no ingresar hasta que no se solucione el conflicto.

Pero esta medida no sólo afecta la producción pesquera, sino una importante cantidad de mercadería de la zona que, gracias a la promoción local había comenzado a exportar por Mar del Plata. Asimismo no están llegando insumos y otros productos que importan empresas marplatenses.

Además de los perjuicios coyunturales -que implican también la falta de trabajo de estibadores, prácticos y remolcadores- se suman los de fondo: la posibilidad de que las navieras dejen de operar definitivamente con el puerto local, cuyo movimiento no es significativo en comparación con otros, por lo que se perderían inversiones, puestos de trabajo, se dejarían de percibir tasas y se complicaría la logística de las empresas locales y de la zona.

Paro del SUPA

Desde la cero hora de hoy y hasta mañana a las 12, el Sindicato Unido Portuarios Argentinos realizará un paro continuando con el plan de lucha. Esta medida se debe al fracaso de las gestiones tendientes a destrabar el conflicto que lleva casi dos meses y que impide el ingreso de buques containeros al puerto de Mar del Plata. De esta manera intensifica el plan de lucha.

En ese contexto los dirigentes del sector convocaron a una asamblea que se llevará a cabo mañana a las 12 frente a la sede de la Aduana, en la que se se evaluarán los pasos a seguir.

Comentá la nota