Intenta el Gobierno frenar la ofensiva de la oposición

El objetivo es asegurar su dominio en el Senado y captar aliados en las comisiones de la Cámara baja
El oficialismo intenta minimizar el impacto de su derrota de anteayer en la Cámara de Diputados y ya puso en marcha un plan para bloquear la ofensiva opositora en el Congreso a partir del 10 de diciembre mediante tres ejes de acción: asegurar su dominio en el Senado, reducir la actividad legislativa al mínimo y cooptar en la Cámara baja votos opositores en las comisiones clave para alcanzar mayorías.

El kirchnerismo posee, además, una cuarta carta que jugará a su favor en caso de que estas tres instancias fallen: el veto presidencial. Sólo los dos tercios de los votos en ambas cámaras ?una mayoría difícil de alcanzar dada la heterogeneidad que presenta la oposición? pueden revocar esta facultad que le confiere la Constitución nacional al Poder Ejecutivo.

"No sólo somos el bloque más numeroso, sino también el más compacto en ambas cámaras; la oposición, en cambio, sigue atomizada y se recelan entre los bloques. Además, un detalle no menor: contamos con el impulso de ser el partido de gobierno. Todo esto nos favorece para retomar el timón del Congreso", deslizó a LA NACION un encumbrado diputado oficialista.

La sesión de anteayer en la Cámara de Diputados, en la que la oposición impuso su mayoría para tomar el control de todas las comisiones y acapararse la vicepresidencia primera del cuerpo, significó un traspié fuerte en términos mediáticos para el oficialismo. Sobre todo cuando Néstor Kirchner había preparado un gran festejo por su asunción en el primer cargo legislativo que ejercerá en su vida.

Sin embargo, ayer las principales figuras del Frente para la Victoria vaticinaban que podrán revertir el mal trago y que el tiempo demostrará que se trató de una victoria pírrica para la oposición.

La razón es sencilla, explican: el oficialismo conservará para sí la presidencia del cuerpo -que le asegura la convocatoria a las sesiones y el giro de los proyectos a las comisiones-, así como también una mínima diferencia respecto de la oposición en la integración de cuatro comisiones clave: Presupuesto y Hacienda; Juicio Político; Peticiones, Poderes y Reglamento y Asuntos Constitucionales. En estas comisiones, la diferencia que definirá si avanza o no un dictamen será de apenas un voto.

"La oposición podía habernos aniquilado, pero este acuerdo nos permite «salvar la ropa»: siempre hay un diputado disponible para hacernos el favor y alcanzar la mayoría", ironizaban ayer en la Casa Rosada.

Comentá la nota