Con intenso debate terminó la cumbre de Unasur en Bariloche

Luego de siete horas de un extenuante debate, la reunión de Unasur terminó logrando consenso pero con diferencias entre los presidentes que discutieron los detalles del documento final hasta último momento. Las diferencias más evidentes fueron entre Uribe y Correa a quien la presidenta argentina tuvo que ir a buscar para posar en la foto para el "álbum familiar". Todos los presidentes elogiaron la sede elegida para el encuentro y Chávez dijo que Fidel Castro siempre le habla de las bellezas de Bariloche.
Finalmente, luego de siete horas de un extenuante debate que comenzó a las 10.20 y finalizó a las 17 horas, la reunión de Unasur terminó logrando consenso pero con notorias diferencias entre los presidentes que discutieron hasta último momento. Los distintos mandatarios coincidieron en reconocer que las diferencias son "saludables" porque siempre existieron pero no se debatían ni abordaban temas fundamentales como la presencia de fuerzas militares extranjeras en territorio suramericano.

Las principales rispideces surgieron entre Colombia, Ecuador y Venezuela países que comparten fronteras y tienen conflictos por la política de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo que lleva adelante el gobierno colombiano de Alvaro Uribe con la colaboración de fuerzas de seguridad de Estados Unidos.

Durante la cumbre se discutió fundamentalmente la decisión del gobierno de Uribe de autorizar movimientos de fuerzas militares norteamericanas en su territorio. Según manifestaron abiertamente los mandatarios de Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia , Uruguay y Brasil la decisión unilateral de Colombia genera malestar y desconfianza en la región que se agrava dado que Estados Unidos es un país que despliega políticas imperialistas ampliamente conocidas.

La presidenta Cristina Fernández hizo especial hincapié en el carácter trascendental de la reunión para la historia de Sudamérica y propuso como objetivos la necesidad de preservar la paz en la región y la unidad de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). La presidenta recordó los atentados sufridos en Argentina y la apropiacion de las Islas Malvinas por parte de Inglaterra y, en consonancia con sus colegas, propuso trabajar una doctrina única para definir políticas que permitan abordar en conjunto temas conflictivos para la región con un respaldo de seguridad institucional.

Rafael Correa expresó críticas contundentes y su desconfianza hacia el gobierno colombiano por su accionar en la frontera que comparten pero se manifestó optimista sobre el futuro de Unasur.

Lula, por su parte, reconoció estar molesto por la televisación en vivo del debate y aseguró que de esa manera el diálogo no fue sincero ni abierto. Si bien el presidente de Brasil criticó la presencia norteamericana en zonas de frontera no cargó tintas sobre el tema y convocó a reflexionar sobre la importancia de la cumbre.

"Muchas veces somos exigentes con nosotros mismos y esto no nos permite ver la calidad de los avances políticos que ya logramos en Sudamérica", expresó con ánimo conciliador y recordó que durante todo el siglo pasado se agitaron fantasmas y enemistades entre países hermanos que hoy pueden dialogar y trabajar en una relación de respeto a la que no fue fácil llegar.

El tema central de la exposición del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue la presentación de un documento de Estados Unidos con estrategias para la región que habla de la "Estrategia suramericana. Libro Blanco, Comando de Movilidad Aérea".

Los fragmentos que citó el presidente evidencian la intención de instalarse militarmente en la zona con armamentos que alarmaron a los distintos presidentes y que excederían los objetivos de lo pensado para la "lucha contra el narcotráfico".

Uno de los puntos centrales del documento fue reafirmar el compromiso de fortalecer la paz y establecer mecanismos de confianza mutua en materia de defensa y seguridad. También se comprometieron a fortalecer la lucha y cooperación contra el narcotráfico y la delincuencia internacional organizada y sus delitos conexos.

Por otra parte, el documento firmado por los mandatarios establece que la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana.

Antes de las 17 horas se retiraron los presidentes de Uruguay y Perú, Tabaré Vázquez y Alan García que no estuvieron presentes en la foto que se realizó en el hall exterior del hotel Llao Llao, por la copiosa lluvia.

Los presidentes acordaron que la próxima reunión la realizarán los ministros de Defensa de cada país reunidos en Consejo de Defensa de Unasur la primera mitad del mes de septiembre. Van a evaluar el documento presentado por Hugo Chávez y el convenio que firmaría Uribe con Estados Unidos. Eventualmente decidirán convocar a una reunión con el presidente Barack Obama.

Comentá la nota