Intensificarán los controles de alcoholemia en la Provincia

Intensificarán los controles de alcoholemia en la Provincia
Desde mañana, habrá controles en las avenidas del Libertador, Gaona, Rivadavia e Hipólito Yrigoyen. Se hará hincapié sobre los clientes de bares, locales bailables y restaurantes. Las penas implican retención del vehículo, multas de hasta $3.000 e inhabilitación para conducir
El gobierno bonaerense intensificará a partir del viernes los controles de alcoholemia en tres corredores viales que atraviesan distritos del conurbano, para luego hacerlos extensivos a todos los corredores de la provincia de Buenos Aires, con la intención de bajar los índices de siniestralidad en el tránsito.

La experiencia arrancará el viernes a la noche en el norte, en el recorrido de la Avenida del Libertador por los distritos de Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre. En el corredor Oeste, los operativos se realizarán sobre las avenidas Gaona y Rivadavia en los municipios de Morón, Tres de Febrero, Merlo, Hurlinghan, Ituzaingó y Moreno, mientras que en el Sur los controles serán a lo largo de la Avenida Hipólito Yrigoyen, en los municipios de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Bown, Presidente Perón y San Vicente.

Sucede que en estas avenidas son las de mayor tránsito por las que se accede a bares, boliches y restaurantes de las localidades que rodean a la ciudad, por lo que se hará especial hincapié sobre los clientes de estos locales.

Ante estos operativos, desde el gobierno provincial adelantaron que "habrá tolerancia cero para los consumidores que en forma irresponsable estén frente al volante".

Emiliano Baloira, provincial de Política de Seguridad Vial bonaerense, dijo que "a partir de los controles de prevención realizados hasta el momento, logramos un constante descenso en los índices de alcoholizados. Ahora habrá un refuerzo y apelamos a la responsabilidad para que puedan divertirse sin poner en riesgo sus vidas y la de los demás".

La iniciativa forma parte del programa "Corredores Viales Libres de Alcohol", que está bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete y contará con la colaboración de los municipios para lograr una mayor eficacia.

Según anticiparon, desarrollarán un sistema que contenga una base de datos de los controles de alcoholemia que se realizan en cualquier jurisdicción de la provincia. Los datos almacenados se utilizarán con fines estadísticos para identificar zonas conflictivas o grupos etarios de riesgo por la ingesta de alcohol antes de conducir, que puedan implicar peligro para sí mismos o para terceros.

La pena que se aplicará

Según establece la ley bonaerense, a quien dé positivo en los controles de alcoholemia se le debe retener el auto. Además, se debe pagar una multa equivalente a 300 litros de nafta súper, $1.000 aproximadamente.

Sin embargo, quienes sean reincidentes pagarán hasta $3.000 de multa y podrían ser inhabilitados para conducir, siempre y cuando sean multados más de dos veces, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota