Intensifican en Virasoro campañas de prevención contra leishmaniasis.

Desde el Municipio intensifican las campañas para prevenir la leishmaniasis. La Municipalidad firmó un convenio con la Universidad del Salvador para lograr la coordinación de diferentes áreas de la población que tengan intervención en el tratamiento de la enfermedad. Las tareas que se realizan tienen que ver con la prevención, rastreo de posibles casos, y concientización de la población sobre las consecuencias de la enfermedad.
Las autoridades de la Municipalidad iniciaron la intensificación de las campañas para prevenir la leishmaniasis, en el marco del convenio que firmó el Municipio con la Universidad del Salvador y la carrera de Veterinaria, con el fin de lograr la coordinación de las diferentes áreas de la población que tengan intervención en el tratamiento del tema.

Las acciones incluyen prevención, rastreo de posibles casos, y concientización de la población sobre las consecuencias de la enfermedad.

Autoridades sanitarias señalaron "preocupación" por el aumento de casos detectados en la localidad y sobre todo por la primera manifestación en humanos, un niño de doce meses que debió ser atendido en Rosario, Santa Fe.

UNA POLÍTICA CONSCIENTE

El director del hospital local, Ricardo Nieto, señaló que "se debe tomar una política consciente sobre la enfermedad, porque estamos en una zona considerada de riesgo, por lo que estamos aplicando operativos de control". Dijo además que para hablar de la enfermedad, "se deben consignar puntos claves para que la población sea consciente del entorno y las circunstancias que se están dando en torno de la leishmaniasis", apuntó el médico.

TRATAMIENTO

Respecto del tratamiento de la enfermedad, el doctor Nieto explicó que es "sumamente costoso para el humano y demanda tiempo". Una vez descubierto el parásito, se trata con antibióticos (amfotericina) cuyas dosis rondan los mil pesos. Además es costoso para el organismo, porque sufre bastante con estas medicaciones", agregó.

EUTANASIA DE PERROS

La polémica estalló cuando se planteó la necesidad de aplicar la eutanasia (muerte inducida) a las mascotas con leishmaniasis. Los profesionales aseguran que se debe priorizar la vida humana, porque el perro una vez infectado, ya no puede recuperarse. Por otra parte, la enfermedad es grave y requiere un control exhaustivo durante años. El perro actúa como un reservorio, un mosquito que pica a un animal enfermo se lo transmite a un humano. Ninguno de los dos se cura e incluso puede llevar a la muerte.

"La palabra eutanasia, se volvió clave", comentó Nieto, quien agregó que "lamentablemente tenemos que combatir la enfermedad sacrificando el perro con leishmaniasis".

Comentá la nota