Intensifican controles de tránsito en General Pico

Durante los meses de verano hay más gestiones para obtener la licencia de conducir. Además, el municipio seguirá de cerca el control de los vehículos en las calles piquenses, con operativos de alcoholemia a conductores.
Entre 60 y 80 personas inician por día, en General Pico, los trámites para renovar u obtener por primera vez la Licencia Unica de Conducir (LUC). El dato fue confirmado por autoridades comunales, que atribuyeron el aumento de las gestiones a la gran cantidad de estudiantes que están en la ciudad y a muchos jóvenes que buscan obtener el carné para conducir motocicletas y autos.

Edgardo Privitera, director de Prevención, explicó que en las oficias del municipio el trámite completo para retirar la licencia puede realizarse en 72 horas. "Disponemos de todas comodidades y tratamos de agilizar la diligencia. La única demora puede darse en el pedido de los antecedentes viales, cuestión que depende de Santa Rosa. Pero, en general todo está agilizado", dijo el funcionario.

Fue llamativa la cantidad de personas que acudieron en los últimos días a completar una gestión que obliga a exámenes psicofísicos y sortear con buen puntaje las respuestas teóricas sobre tránsito. Después, hay que demostrar en las calles el manejo del vehículo. Además, en el municipio se tramitan también, las licencias para los pobladores de Metileo, Dorila, Speluzzi y Vértiz.

Para los profesionales que deben conducir transportes de pasajeros y camiones, las exigencias son mayores, ya sea en los exámenes físicos y psicológicos, como en las cuestiones prácticas.

Prioridad.

Desde el inicio de la gestión del intendente, Jorge Tebes, el ordenamiento del tránsito y el cumplimiento de las leyes asomaron como una prioridad. Una fuerte campaña de concientización y el pedido a los conductores piquenses para que adentro de la ciudad no se supere los 40 kilómetros de velocidad, fue uno de los puntales.

Los funcionarios se mostraron muy preocupados por las estadísticas de siniestros viales, que cada año arrojaba victimas fatales en las calles de General Pico. En su mayoría jóvenes que transitaban en moto y que no utilización del casco. Algunas estrellas amarillas pintadas en el pavimento recuerdan las esquinas trágicas de la ciudad.

Controles.

Privitera reiteró ayer el compromiso de la comuna para mantener el tránsito ordenado y la necesidad de cumplir con las normas. "Vamos a seguir con los operativos de prevención y con el control de alcoholemia en los conductores, que en definitiva es trabajar por la seguridad de toda la población", agregó.

El funcionario detalló que durante los operativos de control de alcoholemia no existieron problemas ni resistencia de los conductores a la realización. "Quizás los piquenses son más quejosos con las infracciones de tránsito comunes. Tenemos casos habituales en que el vecino sabe que está en falta y aún se enoja porque los agentes lo sancionan", dijo Privitera.

El funcionario recordó que está en funcionamiento el radar que mide la velocidad de los vehículos en General Pico y la necesidad de que los motoristas utilicen los cascos protectores. Sobre el final, lanzó un mensaje para que las madres que conducen protejan a sus hijos y los hagan viajar en los asientos traseros, tal cual establecen las normas de seguridad.

Comentá la nota