Intensifican controles de alimentos en nuestra ciudad

El mes pasado se labraron 143 actas de infracción a comercios locales
Hace unos días un vecino denunció ante la Policía a un puesto callejero de comidas rápidas ubicado en el Paseo del Bosque en el que, según dijo, detectó la venta de chorizos en mal estado. El hecho vuelve a poner bajo la lupa la calidad de los alimentos que se consumen en la Región y los controles bromatológicos que se efectúan. En abril último, la dirección municipal de Contralor y Fiscalización Sanitaria labró actas contravencionales a 143 locales por no cumplir con las normativas para el expendio de comestibles, realizó 25 decomisos y planteó la intervención (en esos casos es el Ministerio de Salud bonaerense el que resuelve si el producto es o no apto para la venta) en 6 oportunidades.

Juan Malpeli, director general de Control Urbano (la repartición bajo cuya órbita funciona el área de Contralor y Fiscalización Sanitaria), aseveró que "el 90 por ciento de las denuncias son por irregularidades en el manejo de los alimentos en supermercados y negocios autorizados para funcionar y en general es por productos en malas condiciones o que se están vendiendo a pesar de estar vencidos". En ese sentido el funcionario agregó que "la gente que va comer un choripán a una parrilla improvisada en la calle tiene que darse cuenta de que son locales precarios que no reúnen las exigencias bromatológicas necesarias".

Dos son los puestos sanitarios que controlan la mercadería que se vende en la Ciudad y las verificaciones apuntan tanto a las producciones locales como a aquellas que provienen de otros distritos. Uno está ubicado en el Mercado Regional y el otro en la avenida 520 y la ruta 36, es decir, en el punto de acceso de los camiones que transportan la mercadería que se incorpora al circuito comercial regional.

En el mismo mes relevado, en la Estación Sanitaria 1 (Mercado Regional, en 520 y 116) se efectuaron 8.525 inspecciones; y en el puesto 2 (520 y ruta 36) se fiscalizaron 525 camiones con mercadería. También allí se chequearon las habilitaciones de 75 vehículos con transporte de alimentos.

El director de Contralor y Fiscalización Sanitaria, Rubén Cao, sostuvo que "hay que hacer un control muy exhaustivo" de los productos que se consumen, para lo que se requeriría aumentar la cantidad de personal que opera en todo el partido de La Plata. "Contamos con 6 inspectores y para poder cubrir todo a la perfección se necesitarían unos 35", estimó el encargado de la repartición que se ocupa de los controles bromatológicos. Para mejorar el sistema, según anunció el funcionario, se estudia la posibilidad de acordar con la UNLP un sistema de pasantías de estudiantes avanzados en tecnología de alimentos.

Defensa del Consumidor de la Municipalidad, un organismo al que llegan ese tipo de denuncias, organizó recientemente un seminario en el que se planteó "¿Qué comemos cuando comemos?" con la finalidad de crear una red "de personas dinamizadoras del consumo responsable", según se explicó durante el encuentro que tuvo lugar en el centro cultural Islas Malvinas.

Con la premisa de que el consumo responsable de alimentos demanda poseer información de las condiciones bajo las cuales fueron elaborados los productos que se adquieren (laborales, ecológicas y sociales) durante el seminario se habló sobre algunas de las pautas que hay que tener en cuenta a la hora de comprar comestibles, como qué calidades ofrece el mercado, quién los produce, si son seguros para la salud y en qué lugares y circunstancias se fabrican, como así también la relación costos-ganancias.

"Lo que tratamos de difundir es que la gente aprenda a consumir de manera responsable, para lo que hay que poner atención cuando se compra un producto: fijarse que tenga la etiqueta con la fecha de vencimiento, verificar que el envase contenga lo que corresponda y que el contenido no esté adulterado con algún elemento extraño", explicó Roberto Daoud, director de Defensa del Consumidor.

DENUNCIAS

Entre las denuncias que recibe el organismo de protección de los derechos del consumidor algunas apuntan al expendio de alimentos en mal estado o productos de alcance masivo contenidos en envases en los que aparecen elementos extraños. "Los casos no son muchos, pero alcanzan para dar el alerta", se indicó.

Comentá la nota