La intensa lluvia generó inconvenientes en algunos barrios

Por las intensas lluvias que cayeron en la ciudad durante toda la madrugada y la tarde de ayer en forma incesante, algunos barrios tuvieron problemas con la acumulación de agua.
El Municipio puso en marcha el Plan de Emergencia y convocó a distintas áreas para trabajar en diferentes puntos donde la anegación ponía en riesgo a los vecinos. Sin embargo, no fue necesario evacuar.

Los sectores más afectados fueron Romulo Noya y Pividal, Calle 4 y Laprida, Islas Malvinas y Dorrego, Sargento Cabral al 1800 y los barrios Mitre, Juana María, San Jacinto, VIPERMUN, La Ilusión, COVEPAM VIII y La Esperanza.

Las dependencias municipales nucleadas dentro del Plan de Emergencia Climática monitorearon dichas zonas críticas y trabajaron principalmente en la desobstrucción de zanjas y tuberías que no permitían el normal escurrimiento del agua por la acumulación de residuos.

Desde poco después de la medianoche y hasta el mediodía se habían superado los treinta milímetros de lluvia caída, lo que en horas de la mañana activó los dispositivos de asistencia para evitar riesgos mayores.

"En horas de la mañana comenzamos a realizar varios trabajos por la gran cantidad de lluvia caída, se puso en marcha el Plan de Emergencia y enseguida se convocó a las distintas áreas municipales como Obras Públicas, Defensa Civil, Desarrollo Humano y también se mantuvo en alerta a Bomberos Voluntarios para trabajar en los barrios más afectados", informó el titular de Defensa Civil, Claudio García.

Durante las primeras recorridas por las zonas más inundadas se tropezaron con el problema recurrente de bocas de tormenta, tuberías y zanjas tapadas por distintos materiales residuales aunque no comunes.

"No sólo nos encontramos con la suciedad a la que estamos acostumbrados como la presencia de botellas de plástico sino con elementos que nos llamó poderosamente la atención", dijo el subsecretario de Obras Públicas, Walter Salcedo, a cargo de la coordinación de las cuadrillas municipales. "Eran cosas que no deberían estar nunca en una zanja o en una alcantarilla" agregó sorprendido por los elementos encontrados, "había colchones, cocinas, cochecitos, grandes bolsas con huesos obstruyendo el camino del agua".

En ese contexto, el funcionario municipal informó que el Municipio tomó varias imágenes que muestran la falta de concientización de la población en relación a los lugares donde arrojar los residuos. "Esta vez nos documentamos para que la gente vea las consecuencias que trae tirar una botella en un lugar indebido o lo que provoca sacar la basura un día de lluvia", manifestó, "es necesario que la gente tome conciencia".

Si bien las inundaciones más contundentes se desataron en lugares históricamente anegables, lo auspicioso fue que en otras zonas, en las que habitualmente se visualizaban los efectos nocivos de las fuertes lluvias no hubo problemas.

Además, a pesar del agua caída y los varios problemas provocados no fue necesario habilitar lugares para evacuados como en otras oportunidades.

"Por suerte llegamos tiempo a todo pero estuvimos muy cercanos a tener que evacuar gente, los empleados municipales pudieron hacer la limpieza como correspondía", señaló Salcedo y García agregó que hasta las 18 horas "no fue necesario evacuar aunque estábamos preparados para hacerlo".

Después del último parte municipal que coincidió con la disminución de la lluvia antes del anochecer, por los trabajos realizados por el Municipio el agua bajó considerablemente en los barrios pero la presencia de viento luego de las precipitaciones, mantenía en alerta a los funcionarios y abierto el Plan de Emergencia.

Comentá la nota