Intensa campaña para combatir la rabia bovina o paralítica

Desde 2006, se dio inicio en Catamarca a la tarea de detección, control y tratamiento de la rabia paralítica o rabia bovina en acciones conjuntas encaradas por la Dirección provincial de Ganadería y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
El trabajo se decidió atento a varios casos de sospecha de enfermedad de rabia bovina paresiante que se registraron en los departamentos Paclín, Santa Rosa, El Alto, Ambato y Ancasti, que fueron los más afectados.

Cabe remarcar que la distribución de este quiróptero es amplia en Catamarca, sobre todo desde el norte del territorio provincial hasta el centro de la localidad de Capayán.

De acuerdo con los registros que fueron dados a conocer por la Dirección de Ganadería que depende del Ministerio de Producción y Desarrollo, durante la campaña que se prolongó por tres años, fueron vacunados 34.041 animales en los mencionados departamentos.

Durante 2006, en el departamento Paclín se asistió a 191 productores, vacunándose a 5.704 bovinos; 60 caprinos; 321 equinos; 321 ovinos y 35 porcinos, los que totalizan 6.441 animales.

En 2007, fueron visitados y tratados 28 refugios ubicados en los departamentos Paclín, Santa Rosa, El Alto y Ancasti. En este periodo se procedió a vacunar a 9.472 bovinos; 239 equinos; 318 caprinos; 196 ovinos y 36 porcinos, totalizando 10.261 animales tratados.

El año pasado se visitaron y trataron 32 refugios en los departamentos Ancasti, El Alto, Ambato, la Paz, Paclín y Santa Rosa. También se realizaron visitas a refugios de algunas zonas de los departamentos Fray Mamerto Esquiú y Valle Viejo, donde los resultados fueron negativos.

Durante 2008 se asistieron a 87 productores aplicando 17.339 vacunas.

La rabia

La rabia paralítica o rabia bovina es producida por un virus que afecta al sistema nervioso central y es transmitido por un murciélago hematófago demodus rotundus (vampiro) que vive en colonias ubicadas en lugares oscuros y por lo general en lugares de difícil acceso pozos de agua, barrancas, casas viejas abandonadas, que van avanzando de 50 a 60 kilómetros por año, si las condiciones APRA ellos son favorables. La forma de contagio entre ellos es a través de las vías respiratorias inhalando el virus que están donde habitan, a través de mordeduras cuando pelean entre ellos, siendo condición indispensable para que se contagien que el virus rábico esté presente en la saliva de demudus rotundus, por lo cual no todo animal que es mordido por el murciélago enferma de rabia. El contagio a otras especies se realiza a través de las mordeduras.

Los murciélagos que se alimentan con sangre de (de 25 a 30 cm por día) y su eliminación no desequilibra la interacción en el ecosistema, viven en colonias y tienen la particularidad de higienizarse 8lamiéndose) entre ellos en las guaridas (donde viven) que son casas abandonadas (pueden compartir con otros murciélagos que no son vampiros) pozos de agua, cuevas de piedras, que puede resultar de imposible acceso, las características de las colonias de vampiros es la presencia de materia fecal de consistencia pastosa color oscuro (como el alquitrán) y de olor nauseabundo, la presencia de ellos no significa que haya rabia. Para que exista esta enfermedad debe de ocurrir que el vampiro tenga ya el virus que la produce.

Diagnóstico: para arribar a un diagnóstico certero se debe extraer el cerebro del animal presuntamente enfermo de rabia y enviarlo al laboratorio específico para su análisis.

Prevención: hay dos formas de prevenir la rabia: Vacunando a todos los animales que potencialmente puedan contraer rabia; o eliminando el vector (vampiro) para lo que se deben detectar las guaridas para luego tratarlo con Warfarina, droga que produce hemorragia y los mata, siendo un método altamente positivo además de ser el único para combatir al vampiro.

Los productores deben ubicar las guaridas y comunicar al SENASA o a la Dirección provincial de Ganadería.

Diagnosticada la rabia, se vacuna contra esta enfermedad en un círculo de 10 kilómetros y se realiza una interdicción de la zona (no se puede sacar animales) hasta que hayan pasado 30 días del último animal muerto. La vacuna en este caso es provista por la Dirección provincial de Ganadería o el SENASA sin cargo.

Síntomas

Todo animal de sangre caliente puede enfermar de rabia y los síntomas son:

- Debilidad de la parte posterior del animal

- Dificultad al caminar

- Luego caen y no se levantan

- Pueden presentar agresividad

- Producen escasa materia fecal, siendo esta seca y en forma de boñiga

- Pueden durar de 6 a 8 días hasta morir.

En el caso de detección del virus en sus rodeos, los productores deberán comunicar inmediatamente de la situación al Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) al teléfono 431225 o a la Dirección provincial de Ganadería al teléfono 437790.

Comentá la nota