Los intendentes tienen la basura hasta las orejas

El mapa de los residuos refleja una realidad común: presupuesto desorbitante para limpieza, presiones sindicales y un mal eterno. Qué hacer con los desechos.
La basura en el Conurbano se convirtió en un problema incontenible. Aunque enumerar las causas puede ser tedioso, todos los dardos apuntan a una causa principal: fuentes gremiales dijeron a 24CON que los intendentes hacen malabares, presionados por el dirigente Hugo Moyano, para poder mantener el servicio con las cifras exorbitantes que exige el camionero.

La queja se reitera en cada uno de los barrios carenciados del Gran Buenos Aires: "el camión, cuando llueve no pasa", "si entran, lo hacen una vez por semana". En consecuencia, los vecinos deber convivir con la inmundicia que los rodea. Montículos de desperdicios esperan días, semanas e, incluso, meses a que los encargados del servicio pasen a retirarlos. Otra postal repetida: los volquetes que rebalsan de basura que, para empeorar las cosas, suelen ser prendidos fuego por quienes buscan apaciguar el insoportable hedor. Esto pasa en el Conurbano, desde Villa Palito, en La Matanza, hasta La Cava, en San Isidro.

Pese a este escenario, las empresas piden más, agobiando las economías locales. Para colmo, muchos municipios deben hacerse cargo de las áreas que las empresas de recolección de residuos no cubren. Y, pese a que parece imposible, algunos jefes comunales intentan quitarle el mando a Moyano, cancelando algunos servicios, como el barrido. Otros, no. El sitio Conurbanos reveló uno de los secretos mejor guardados: los millones que las empresas de recolección de residuos reciben por parte de las comunas (Ver recuadro).

El caso de Ituzaingó es paradigmático y hasta escandaloso: el gobierno municipal entrega 52 millones de

pesos a la empresa de recolección de residuos Urbanica, una cifra que representa el 32 por ciento del presupuesto anual (alrededor de 139 millones). Incluso, un integrante del HCD asegura que, en realidad, ese número treparía al 61 por ciento. Lo cierto es que, con 168.500 habitantes y una superficie de 38,51 km2, Ituzaingó desembolsa más del doble que su distrito vecino: Hurlingham, de características similares a la tierra de Descalzo, es decir, un presupuesto anual de 138 millones, 177 mil habitantes y 35,43km2. Un despropósito, más aún cuando el dinero que se dedica a Salud roza los 12 millones, apenas un 8,6 por ciento del presupuesto.

Por el contrario, con dos millones de habitantes, La Matanza es el distrito más populoso del Conurbano y el segundo más extenso. En 1972, Martin y Martin desembarcó en el distrito y, desde entonces, se aferra con uñas y dientes. Sin embargo, la firma se queja de que el dinero que le destina el municipio no es suficiente para abarcar todo el territorio (300 km2).

Este problema iba a ser tratado en el nuevo llamado de licitación en 2009, cuando vencía el último contrato cedido por 9 años. Sin embargo, en 2008, el Concejo Deliberante "prorrogó" el contrato por 3 años más. "Sabemos que algo pasó en marzo, pero no sabemos bien si se renovó el contrato ni tampoco cuando vence la prórroga", dijeron a 24CON voceros de Martin y Martin. Asimismo, dijeron desconocer el monto que la intendencia entrega a la empresa, que sería de unos 90 millones de pesos, la mitad del dinero destinado a Salud (181 millones).

Tanta imprecisión no es casualidad, puesto que los contratos con las empresas de recolección de residuos del Conurbano se esconden con suma precaución. No obstante, el agotamiento municipal, sumado a los vaivenes políticos, habría echo palanca para que los números salgan a la luz.

Contracara: Ishii apuesta a la estatización.

Incluso, algunos intendentes, buscan equilibrar el atropello del camionero: Quilmes y Lomas de Zamora subdividieron el servicio en dos regiones (este y oeste) para dar una salida al problema que todavía padece La Matanza.

Por su parte, Morón entrega casi una suma similar a Salud y a la empresa Urbaser (alrededor de 59 millones), un 19, 47 por ciento de los 303 millones de pesos de los que dispuso este año para las 327 mil personas que habitan en el Partido.

Ahora bien, ¿puede un municipio cargar con los costos de la basura? Berazategui, Ezeiza y José C. Paz son los únicos distritos que estatizaron el servicio y son, justamente, los que menos pagan: la comuna de Juan José Mussi invierte algo más de 10 millones, al igual que Mario Ishii, un 6, 8 por ciento del presupuesto.

Los dueños de la basura

Martin y Martin llegó a la Matanza en 1970 y, en 2008, desplazó a Cliba en Ituzaingó, a través de Urbanicha (la unión entre Ashira SA y la legendaria empresa de recolección de residuos). En Hurlingham, "MyM" se encarga de los residuos desde 1995, ininterrumpidamente. En este caso, no hizo falta el llamado a licitación, puesto que la empresa fue contratada de manera directa por el intendente Juan José Álvarez.

Grey presionado por Moyano.

Por su parte, la empresa Covelia está a cargo del negocio de la basura en nueve municipios: San Miguel, Merlo, Lomas de Zamora, San Martín, Escobar, Quilmes, Lanús, Tres de Febrero y Esteban Echeverría. En este último distrito, el gremio de camioneros demostró su poder cuando el intendente Fernando Gray quiso discutir una deuda de $ 7.500.000 dejado por la gestión anterior, que también había contratado a Covelia en forma directa: un paro de 12 días de los "muchachos del camión" dejó montañas de basura en las calles en pleno enero, hasta que intervino el gobernador Daniel Scioli para levantar la deuda. Este tipo de medidas también la toleraron Lomas de Zamora y La Matanza.

Otra empresa que pisa fuerte es Transportes Olivos, que se afirma en zona norte (Vicente López, Tigre, San Fernando) y se asoma por el Oeste, bajo el nombre de Urbaser, encargada de la limpieza en Morón.

En total, el Conurbano entrega alrededor de 162 millones de pesos anuales a Martin y Martin, más de 150 a Transportes Olivos y 565 a Covelia que, además, percibe dividendos por otras prestaciones, como alumbrado y obra pública, en algunos municipios.

Comentá la nota