Los intendentes reclamaron fondos para cubrir servicios.

Los justicialistas se reunieron con Jaque para que exija los recursos que quedan en Nación. Coparticipación CÓNCLAVE.
Finalmente, los intendentes justicialistas se reunieron con el gobernador Celso Jaque, luego de idas, vueltas y ausencias que demoraron el encuentro. En esta oportunidad, el reclamo de los fondos demorados en la Nación y la necesidad de recursos para ajustar las finanzas hasta fin de año coparon la agenda.

Si bien después de las elecciones el principal pedido de los jefes comunales fue el de cambiar a diversos funcionarios, ahora el reclamo giró hacia la presión para recuperar los fondos provinciales prometidos desde Nación y que todavía no llegan, especialmente para obras inconclusas.

Además, recordaron la necesidad de fondos para cubrir los servicios, que se vieron colapsados por las medidas de prevención de la gripe A.

"Los puntos básicos de la reunión fueron el reclamo de los recursos nacionales pendientes, en especial aquellos relacionados con obras de agua, cloacas y también viviendas, ya que aún no arriba el dinero para el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) a pesar de que las casas ya fueron adjudicadas", declaró a Ciudadano el intendente de Maipú, Adolfo Bermejo.

Asimismo, los caciques resaltaron la inversión realizada por la comunas para prevenir la gripe A, algo que resintió profundamente sus finanzas para el segundo semestre. "Cuando hay emergencias de este tipo los municipios somos los primeros que tenemos que poner plata, además de costear el resto de servicios", mencionó uno de los justicialistas.

Por otra parte, aunque aseguraron que el tema de la coparticipación no se trató en este encuentro, destacaron que es una cuestión que siempre está presente. "De todos modos, entendemos que si no hay recursos, no tiene sentido discutirla porque sería quitarnos la plata entre nosotros", concluyó Bermejo.

Por último, los intendentes no quisieron entrar en valoraciones sobre los nuevos funcionarios de Educación y Producción, y dijeron que "Jaque es quien debe estar conforme", aunque aseguraron que apoyarán al nuevo Gabinete.

Con ánimos calmos

Bermejo intentó minimizar el enfrentamiento interno del justicialismo, que apartó a los azules de los cercanos a Jaque luego de que señalaran al intendente como el responsable de la derrota electoral.

En esa oportunidad, el más enérgico en sus declaraciones fue el diputado justicialista Carlos Bianchinelli, agrupado al sector que dirige Juan Carlos Mazzón, y que tiene a Bermejo como mayor exponente local.

"Si continúan señalando a Adolfo (Bermejo) y disparando culpas van a tener problemas conmigo", sentenció el legislador. Además, aseguró que los referentes del sector azul se reunirían para determinar acciones a futuro si continuaban las internas.

Sin embargo, Bermejo calmó los ánimos y dijo que habló con Bianchinelli "y ya no está enojado". Por otra parte, pidió que todos dentro del PJ se ocupen de la gestión y que dejen para la dirigencia partidaria el rearmado del justicialismo.

Comentá la nota