Los intendentes del PJ presionan por más plata y Jaque espera ayuda nacional.

Se reunieron con el Gobernador, pero algunos no fueron a la jura de los ministros. Quieren fondos de la Anses.
No sólo asumía un nuevo ministro, sino que era el primer acto importante luego de las elecciones. Pero los principales referentes territoriales delPJ no asistieron a la cita.La mayoría de los intendentes oficialistas no estuvieron en la asunción de RaúlMercau como titular de Producción, pero sí se reunieron pocos minutos después con el gobernador Celso Jaque para presionar por más recursos.

Todos los intendentes justicialistas se comprometieron a achicar gastos en sus comunas, a cambio de que no se frenen las obras y que haya asistencia financiera para cubrir los "servicios extra" que deben prestar por, entre otras cosas, la pandemia de Gripe A.

Además, pedirán a los legisladores que aprueben la ley que permitiría el uso de fondos de la Anses para la construcción de casas en toda la provincia. Ese proyecto ingresó ayer a la Legislatura, que está de receso invernal.

A pesar del faltazo al acto oficial, los intendentes dijeron haber renovado su respaldo a Jaque."Apoyamos al Gobernador, más en una situación de crisis. De esto salimos todos juntos. No podemos caer en la soberbia de que no pasó nada, pero tampoco se plantea buscar corriendo alternativas", dijoRubén Miranda, intendente de Las Heras.

Aunque aseguran que los temas políticos quedaron fuera de la charla, sí se acordó un encuentro entre todos los dirigentes del peronismo para analizar el resultado de las elecciones.

Esa reunión de "catarsis" sería en los primeros días de agosto y será abierta para intendentes, funcionarios, legisladores y concejales.

La reunión de ayer al mediodía había sido postergada varias veces.Estuvieron todos los intendentes del PJ menos dos. Uno de los ausentes fue Jorge Giménez, de San Martín, quien está en Buenos Aires.La otra silla vacía fue la del sanrafaelino Omar Félix, cada vez más alejado del Gobierno, quien se negó a participar de la reunión."Simplemente dijo que no podía", dijo Miranda.

En total fueron más de dos horas y media en la que Jaque y los jefes comunales hablaron de obras, de la pandemia de Gripe A, del dengue y hasta del arbolado público. Pero el núcleo fueron los recursos.Es que todos saben que a fin de año llegarán con déficit, salvo que ocurra algún milagro, y la intención es que al menos se preserven los servicios mínimos y que no se resientan tanto las obras.

Por eso le pidieron a Jaque ayuda.La respuesta fue un "ni".En realidad el Gobernador les explicó que los ingresos seguían bajando y que no eran buenas las expectativas hacia fin de año, por lo que no había más plata para repartir.Pero que contaba con que la Nación pudiera asistirlos.

En ese sentido Jaque viajó ayer mismo a Buenos Aires para buscar ayuda (ver aparte).

Para analizar salidas alternativas los intendentes enviarán al Ministerio de Hacienda un informe del estado de las cuentas municipales para hacer un mapa de situación. Pero todos los caminos conducen a la Casa Rosada.

"La Nación va a tener que abrir el juego e indudablemente va a tener que dar algún tipo de ayuda a las provincias", enfatizó el ministro de Hacienda Adrián Cerroni .

El primer punto en el que quedaron de acuerdo los intendentes fue en recortar gastos corrientes.Esto es, restringir el ingreso de personal, cesar alquileres de oficinas y otros inmuebles y también cortar algunos programas culturales y sociales que estaban previstos.

"Tendremos que achicar gastos para no tocar los servicios básicos que se deben prestar. Queremos abrir el paraguas", dijo Roberto Righi, de Lavalle.

Además cuentan con que la Nación cumpla con las obras pactadas y gire fondos destinados al combate de la Gripe A. Y de inmediato pedirán que se ejecute la plata de la Anses para construir casas."Si se aprueba rápido, en agosto podrían estar licitándose 4.000 casas", aseguró Miranda.

Comentá la nota