Intendentes y legisladores expectantes con el anuncio de las 4 mil viviendas

El intendente de Chilecito, Lázaro Fonzalida destacó el gran impacto que va a tener la ejecución de estas 4 mil viviendas en toda la Provincia, no sólo por las soluciones habitacionales que se entregarán sino también por la gran ocupación de mano de obra.
Además, el jefe comunal chileciteño hizo referencia al importante número de viviendas que le corresponde a la Provincia, en comparación con otras provincias. "Nos queda el resultado de la excelente relación que tiene el gobernador Beder Herrera con el Gobierno nacional", dijo Fonzalida.

En el mismo sentido se manifestó el intendente de Rosario Vera Peñaloza, Claudio Saúl, acotando que "la muy buena relación política de la Provincia con la Nación, redunda en importante beneficios para La Rioja".

Por su parte, la diputada nacional Griselda Herrera resaltó que parte de los fondos que se invertirán en la construcción de las viviendas serán aportados por la Administración Nacional de Seguridad Social, destacando que "eso demuestra lo acertado de la decisión de volver el sistema jubilatorio al Estado".

La legisladora destacó que la Provincia ya terminó la construcción de más de 9.800 soluciones habitacionales y están en plena construcción otras 2.700, a lo que se suman las 4 mil que se empezarán a construir en este año, a través del acuerdo de adhesión a la propuesta de reconversión del Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas.

Mediante este acuerdo, la Nación adelantará la construcción en todo el país de 150 mil viviendas correspondientes al programa federal plurianual de construcción de viviendas que se financian con fondos extras, las cuales se suman a las 150 mil viviendas que se financian con fondos del tesoro nacional.

El objetivo es que en los próximos tres años, se completen las 300 mil viviendas propuestas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para lo cual se dispondrán en ese lapso, 24 mil millones de pesos, de los cuales la mitad son fondos extras.

Para tener más ocupación de mano de obra, mayor consumo local, mejor distribución geográfica y más empresas trabajando, se fragmentarán las obras para que las construyan pequeñas y medianas empresas utilizándose 10 meses de plazo de obra.

También se adoptará para las licitaciones el sistema de precio tope.

El acuerdo firmado entre la Nación y las ocho provincias contempla la ejecución de 1.800 viviendas en La Pampa; 5.500 en Mendoza; 2.500 en Neuquén; 5.000 en San Juan; 2.500 en Río Negro; 4.000 en Santa Cruz; y 2.500 en Tierra del Fuego.

Estas acciones están enmarcadas en el "Plan Obras para todos los argentinos" y tiene el objetivo de acelerar las obras programadas para fortalecer el crecimiento económico, generar puestos de trabajo y aumentar la cantidad de obras en ejecución, solucionando problemas habitacionales, fortaleciendo la familia y generando una mayor inclusión social.

Comentá la nota