Intendentes justicialistas reconocen que el reparto generó roces

Pucharras, de Tafí Viejo, y Toledo, de Yerba Buena, afirman que fiscalizarán que los cooperativistas cumplan con los objetivos trazados.
"La necesidad superó lo previsto en esta primera instancia", admitió el intendente de Tafí Viejo, Javier Pucharras. De todos modos, contó que esa ciudad recibió un cupo de 25 cooperativas, de 60 personas cada una, que realizarán trabajos y servicios públicos en el ámbito municipal: "había una previsión original, pero sobre la base de la demanda hubo que redistribuir".

Pucharras afirmó que el Departamento Ejecutivo será el encargado de controlar que los trabajos que emprendan los grupos se realicen en tiempo y en forma. "La Municipalidad arma los proyectos y designa una cooperativa para que se encargue de algo puntual; y fiscalizamos que todo se desarrolle como corresponda", indicó. Según añadió, como metodología, cada cooperativa se dividirá en cinco grupos de 12 personas cada uno, con un encargado. "Las cinco personas que dirijan cada grupo cobrarán un extra por coordinar las tareas que le sean asignadas. La subdivisión nos permite que podamos enviar un grupo a construir un aula, otro a desmalezar, otro a limpiar un canal, y así", aseveró.

El intendente de la "Ciudad del Limón" festejó la implementación del programa "Argentina trabaja", a la vez que advirtió a los futuros cooperativistas. "Esto es lo más importante que nos pasó en los últimos seis años; dar la posibilidad de que la gente trabaje es hermoso. Pero aquí se trabaja o se trabaja; y el que no lo hace quedará afuera", aclaró.

La "Ciudad Jardín"

El intendente de Yerba Buena, Daniel Toledo, también celebró la puesta en marcha de este plan nacional. "Es muy importante, es trabajo que llega a la ciudad para paliar la desocupación. Lo recibimos con mucha alegría y esperamos que se amplíe. Muchas familias se quedarán tranquilas; y todo ese dinero queda en Yerba Buena, porque se gastará aquí", afirmó el peronista.

A esa ciudad, según confió Toledo, se le asignó un cupo de 28 cooperativas. "Eso significa 1.680 personas que comenzarán a trabajar el 1 de diciembre. Estamos armando los proyectos, que tienen que ver con desmalezar, hacer veredas, limpiar canales, reemplazar núcleos húmedos (letrinas por inodoros), realizar limpieza, ayudar en escuelas y parroquias, entre otros", explicó. Y agregó que se controlará la ejecución de obras.

Toledo admitió que en Yerba Buena se registraron algunas protestas en torno del programa, pero aclaró que no fueron significativas. "Se dieron problemas mínimos, porque muchos inscriptos se cayeron: son beneficiarios de algún plan y no podían estar", explicó.

Comentá la nota