Intendentes ganan más que el gobernador

Felpeto, de Carlos Paz, encabeza el "ranking" con un bruto de 14 mil pesos, seguido por Brouwer de Koning, de Río Tercero.
Villa Carlos Paz sigue en el tope del ranking de sueldos de los funcionarios municipales. Así se desprende de un relevamiento realizado por las corresponsalías de este diario, en el que el intendente y los concejales de la ciudad serrana permanecen en el primer lugar de la provincia con respecto a los montos de sus sueldos.

Así, Carlos Felpeto (UCR), intendente de Carlos Paz, es el que tiene el salario más alto, con 14.100 pesos de sueldo en bruto (unos 11 mil pesos de bolsillo). Los ediles serranos, en tanto, perciben 11.300 pesos en bruto.

De esta forma, el jefe municipal de Carlos Paz sigue superando al gobernador de la provincia en lo que hace al sueldo en bruto. El mandatario provincial acusa, según los últimos datos oficiales, en su recibo de sueldo la suma de 10.050 pesos, lo que representa unos 8.800 pesos de bolsillo.

El segundo lugar en esa escala es para el intendente de Río Tercero, Luis Brouwer de Koning, quien cobra haberes en bruto por 11.117,25 pesos (más de 9 mil pesos de bolsillo). Los concejales de esa ciudad, en tanto, perciben 8.028,80 pesos.

En Córdoba, por caso, no ha habido movimientos en los haberes de los funcionarios en los últimos meses. El sueldo del intendente Giacomino sigue siendo de 7.536 pesos y los concejales perciben 5.797 pesos mensuales.

Por su parte, en Villa María, el último aumento de sueldo para funcionarios fue del 1° de junio, con lo que incrementó un 14,5 por ciento los salarios de la planta política.

Sin descuentos por aportes, el sueldo del intendente pasó a sumar 7.100 pesos, mientras que el salario en bruto de un concejal se ubica en los 6.400 pesos.

Se puede notar la enorme disparidad en las remuneraciones de los intendentes, lo que se agudiza si se toma en cuenta el tamaño de las ciudades que deben gobernar.

Así, el intendente de Carlos Paz gana el doble que el de la ciudad de Córdoba, cuando tiene un cinco por ciento de la población capitalina. A cada uno de los 56.970 habitantes de Carlos Paz (datos del último censo provincial), el sueldo de Felpeto le sale 24 centavos. A cada uno de los 46.167 riotercerenses también le cuesta 24 centavos el sueldo de Brouwer. En cambio, a cada uno de los cordobeses capitalinos, el salario de Giacomino le cuesta medio centavo.

En aumento. El intendente de Río Cuarto, Juan Jure cobra en bruto 6.982 pesos. Los haberes de los funcionarios aumentaron a fines del año pasado pero, por una decisión política, un 30 por ciento de la suba aprobada no se aplica.

El Sindicato de Empleados Municipales de esa ciudad comenzó a reclamar un nuevo incremento salarial, pero por el momento las autoridades lo descartan.

En Río Tercero, el municipio acordó con el Suoem un cronograma de aumentos de los sueldos de cargos políticos ligados al resto de los empleados. Un incremento se estableció a partir de abril, un segundo desde julio y un tercero que se aplica desde octubre. El haber correspondiente a octubre será pagado el último día hábil de ese mes.

En Carlos Paz, en tanto, el Ejecutivo también logró las últimas subas salariales de los empleados a los incrementos en los haberes de los funcionarios políticos.

En Río Ceballos, en tanto el intendente cobra 7.399 pesos y los ediles, 5 mil pesos, en bruto en ambos casos. Una de las particularidades que se repite en casi todos los municipios es que cuando se otorga algún tipo de incremento a los empleados de planta permanente, se beneficia también a la planta política.

Haciendo equilibrio. El municipio de Córdoba es, sin dudas, el más complicado en cuanto a los reclamos insistentes del gremio por mejoras salariales.

Salvo ese caso, donde el municipio pelea por que los sueldos no superen el 60 por ciento de los ingresos, en el interior hay conflictos salteados y de menor envergadura.

El promedio del interior, ronda el 40 por ciento de gastos en sueldos en los municipios con lo que existen menos apremios que en la Capital si se tiene en cuenta también la menor cantidad de empleados.

Comentá la nota