Intendentes en fuga

Intendentes en fuga
Cada vez son más los jefes comunales bonaerenses que plantean diferencias con el matrimonio presidencial. Este año se acentuará el éxodo. Algunos son más críticos, otros piensan en la era post K.
Este verano, además de aires calientes, trajo aires de cambio para los intendentes enrolados en el kirchnerismo. Peronistas, radicales K o vecinalistas comenzaron a plantear diferencias con el Gobierno nacional, en algunos casos, y en otros sólo la necesidad de independizarse de su paraguas protector. Pero la mayoría de esos jefes comunales, a pesar de que no lo expresen públicamente, coincide en el diagnóstico: la transversalidad del Frente para la Victoria ya no existe más y el kirchnerismo está en vías de extinción.

Es por eso que al menos dos decenas de intendentes bonaerenses oficialistas están pensando en dar el portazo. Entre ellos se puede diferenciar a tres grandes grupos. Por un lado los peronistas que buscan despegarse del kirchnerismo y convertirse en una alternativa partidaria, con el intendente de Tigre Sergio Massa a la cabeza. Los ex radicales K que están armando su vuelta al radicalismo, en algunos casos más avanzadas que en otros.

Finalmente los vecinalistas quienes, aunque puedan tener sus raíces en los partidos tradicionales, no pertenecen a ninguno de los dos, sino que responden a sus espacios comunales. La intención de éstos últimos, liderados por el intendente de San Martín, Ricardo Ivoskus, es todavía no romper con el kirchnerismo sino agruparse con la intención de crear una partido provincial que los contenga en

las nuevas reglas de juego electoral que plantea la reforma política.

Peronistas rebeldes

"Hay un sector del PJ que no se siente representado", resumió el intendente de Pilar, Húmberto Zúccaro, a la sensación que comparten varios jefes comunales. Aunque claro, muchos no se animan a decirlo por temor a la represalia del Gobierno nacional en el envío de fondos, vitales para sus debilitadas economías.

Pero el jefe comunal de Pilar se anticipó a las consecuencias que podrían derivar de la lealtad incuestionable al kirchnerismo. "Si no hacemos un análisis profundo con ideas y escuchando a los dirigentes, no le veo posibilidades al PJ en 2011 y esto como dirigente me preocupa", advirtió en diálogo con LaTecla.info.

Este año apereció una clara expresión de disconformidad de intendentes K. Con el calor de enero se multiplicaron los carteles que dicen "Bruera es una Massa" o "Massa Bruera", en referencia a los intendentes de Tigre y La Plata, pero que no estarían solos. Los acompaña un grupo de mandatarios comunales peronistas y jóvenes, sobre todo del Conurbano, que se definen como los nuevos intendentes y no quieren quedar pegados a los Kirchner a pesar de haber llegado al poder gracias al kirchnerismo.

La cabeza de ese grupo es el ex jefe de Gabinete, que pretende representar al post kircherismo para competirle a Daniel Scioli la candidatura a gobernador por el PJ en 2011. Pero el que más impulsa esa posibilidad es Pablo Bruera. Fiel a su estilo, el platense es el que manda a poner los carteles y a pintar las paredes. Incluso hasta en contra de la voluntad del propio Massa, que prefiere ser más cauto, al igual que otros intendentes de ese grupo en el que Bruera incluye a: Darío Díaz Pérez (Lanús), Darío Giustozzi (Almirante Brown), Cristian Berenstein (Bahía Blanca), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Francisco Gutierrez (Quilmes). Pero muchos de ellos niegan la versión del platense y aseguran ser fieles a la conducción partidaria de Néstor Kirchner en el PJ.

Pero, el malestar con Kirchner también se hace notar en los intendentes con más trayectoria como Zúccaro, Alberto Descalzo (Ituzaingó), Jesús Carliglino (Malvinas Argentinas), Luis Acuña (Hurlignam), Raúl Othacehé (Merlo) o Juan José Mussi (Berazategui).

La mayoría de ellos tiene pasado duhaldista y tienen que esforzarse para ocultar su simpatía por el ex presidente, ahora que está lanzado a pelear la interna del PJ para volver a la Casa Rosada en 2011. Aunque, al igual que los más jóvenes, luchan con la necesidad de mantener las cuentas de sus comunas en orden. Y para lograrlo deben mantener la necesaria lealtad hacia el matrimonio Kirchner.

Vecinalistas y radicales

En una situación similar a los peronistas están los intendentes vecinalistas. Se ven obligados a seguir dentro del kirchnerismo para garantizar su gobernabilidad, pero a la vez saben que el matrimonio presidencial tiene los días contados.

La situación de los vecinalistas es aún más delicada porque no tienen una estructura partidaria que los contenga. Es por eso que ya comenzaron a reunirse para crear un partido vecinalista provincial (ver aparte). A pesar de que ese grupo está en plena formación, además de Ivoskus, de San Martín, estarían Ricardo Curutchet (Marcos Paz), Gustavo Pulti (Mar del Plata), Ricardo Moccero (Coronel Suárez), Carlos Sánchez (Tres Arroyos) José Eseverri (Olavarría) y Enrique García (Vicente López).

Algunos de ellos vienen del radicalsimo y también están buscando volver a su primer amor, como el japonés García, que reconoció días atrás "quiero terminar mi carrera siendo radical". Aunque esa declaración le valió la crítica de muchos de sus ex correligionarios.

García es uno de los últimos radicales K, junto con Eseverri. Tras la ruptura de Julio Cobos con el Gobierno la mayor parte de los radicales que se habían hecho kirchneristas siguieron al vice presidente en su camino de vuelta a la UCR. Uno de los últimos en pasarse fue el jefe comunal de San Isidro, Gustavo Posse.

Pero en la diáspora de intendentes kirchneristas nunca se sabe quién va a ser el último. Y este año el éxodo parece haberse acelerado hasta que sólo quede el que tenga que apagar la luz.

Buenos vecinos

"El vecinalista es individualista", repite el intendente de San Martín, Ricardo Ivoskus, como si se tratará de un rasgo inexorable que comparten los jefes comunales bonaerenses de partidos independientes. En la Provincia hay 14 distritos gobernados por jefes comunales que pertenecen a vecinalismos. Sin embargo, aunque muchos de ellos comparten su origen en alguno de los partidos tradicionales, tienen poca relación entre ellos.

Se trata de partidos locales, aunque actualmente la mayoría de los vecinalismos adhirió al kirchnerismo, impulsados más por supervivencia que por coincidencia ideológica. Sin embargo, de a poco comienzan a desprenderse de su alianza estratégica con el Gobierno nacional. Algunos se insertaron en otros armados políticos con el Acuerdo Cívico y Social.

Ahora, con las nuevas reglas de juego que impone la reforma política, esos intendentes junto con otras fuerzas políticas distritales buscan agruparse.

La movida la encabezó Ivoskus, que el mes pasado reunió en su casa de Pinamar a cuatro intendentes y representantes de otros ocho municipios de agrupaciones vecinalistas que no son gobierno y que buscan serlo. "Fue la piedra fundamental", definió a la reunión el intendente de San Martín.

"El motivo principal para juntarnos es la ley electoral que modifica las reglas de juego y luego fijar una estrategía en común", dijo a Hoy Ivoskus. A la convocatoria del intendente de San Martín acudieron los jefe comunales Enrique "Japonés" García (Vicente López), José Eseverri (Olavarría) y Pablo Bruera (La Plata). También fue un representante del Movimiento vecinalista de Tres Arroyos enviado por el intendente Carlos Sánchez y dirigentes de agrupaciones independientes de Chivilcoy, Tres Lomas, Mar del Plata e Ituzaingó, entre otros distritos.

Ahora se intensificarán los contactos para lograr más adhesiones y, más tarde, ese agrupamiento podrá derivar en la creación de un partido provincial para competir en las elecciones de 2011.

Advertido por el posible éxodo masivo de intendentes de sus filas, el ex presidente Néstor Kirchner citó a los jefes comunales de ese grupo a la residencia de Olivos, pocos días después de la reunión de Pinamar.

Sin embargo, el armado vecinalista no se desactivó, aunque nunca se planteó una ruptura con el kirchnerismo.

La intención de los vecinalistas era organizar una gran reunión en La Plata para lanzar un foro de intendentes. Pero ese encuentro, impulsado por Bruera, no se concretará luego de que cayeron muy mal los comunicados del jefe comunal platense vinculando a los vecinalistas con la candidatura a gobernador del intendente de Tigre, Sergio Massa.

Radiografía del posicionamiento

Peronistas críticos

Humberto Zúccaro (Pilar)

Llegó a la intendencia en 2003 con el apoyo del ex presidente Eduardo Duhalde y acompañado por el caudillo de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, aunque después se distanciaron. Actualmente es uno de los más duros críticos del kirchnerismo y se ganó la antipatía de sus pares de la zona.

Pablo Bruera (La Plata)

Es uno de los intendentes jóvenes que llegó al gobierno en 2007 de la mano del kirchnerismo. Es uno de los que busca despegarse de los Kirchner y juega a varias puntas. Impulsa la candidatura de Sergio Massa a gobernador.

Sergio Massa (Tigre)

Llegó a la intendencia en 2007 tras su paso por la Anses. Fue incondicional del matrimonio presidencial como jefe de Gabinete de Cristina Fernández, pero ahora intenta posicionarse como la alternativa post kirchnerista. Quiere ser gobernador en 2011.

Alberto Descalzo (Ituzaingó)

Gobierna el partido desde que se creó, al separarse de Morón en 1995. Como la mayoría de

los intendentes del Conurbano, en más de un período fue duhaldista y después se pasó al kirchnerismo. Ahora, es uno de los que busca alejarse del oficialismo.

Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas)

Es otro de los que ejerció la intendencia de su partido en todos los años que lleva de vida, desde 1995. Se hizo conocido por afrontar causas judiciales por estafa, administración fraudulenta y negociaciones incompatibles con la función pública. Pese a ello, se mantiene firme en su cargo y ahora se diferencia de los K.

Vecinalistas que hacen equilibrio

Ricardo Ivoskus (San Martín)

Es el impulsor de la movida vecinalista para crear un partido provincial. Organizó la reunión de intendentes y dirigentes independientes en Pinamar. De origen radical, gobierna en su distrito desde 1999 por su partido vecinalista. Todavía no quiere romper con el kirchnerismo.

Gustavo Pulti (General Pueyrredón)

Después de varios intentos llegó a la intendencia con Acción Marplatenses, un partido con origen

en el desarrollismo. Se alió al kircherismo y fue candidato testimonial por el Frente para la Victoria. De buena relación con Daniel Scioli.

Carlos Sánchez (Tres Arroyos)

Es intendente desde 2003 por el Movimiento vecinal. De buena relación con el Gobierno nacional. Todavía no confirmó su participación en el armado vecinalista, pero está interesado.

Enrique García (Vicente López)

Es intendente desde 1987. Fue radical y después se convirtió en vecinalista. Adhiere al kirchnerismo, pero quiere volver a la UCR. Participó de la reunión de los vecinalistas convocada por Ivoskus en Pinamar.

José Eseverri (Olavarría)

Es hijo del fallecido ex intendente y caudillo radical olavarriense Helios Eseverri. Fue uno de los primeros radicales K y se presentó como candidato testimonial el año pasado. Ahora adhiere al armado vecinalista.

Los indecisos

Darío Díaz Pérez (Lanús)

Destronó al histórico Manuel Quindimil. Responde al senador nacional José Pampuro, que ya planteó algunas diferencias con los Kirchner, aunque él dice que sigue siendo K.

Darío Giustozzi (Almirante Brown)

Llegó a la intendencia en 2007 y representa a la camada de intendentes jóvenes del Conurbano. Asegura que es kirchnerista pero está en la lista de los posibles desertores.

Comentá la nota