Intendentes estudian “tasa” para la basura

El proyecto sólo está en borradores, pero ya lo aplicarían Oncativo y Mina Clavero. Se trataría de una contribución similar a la que se tributa en el denominado “impuesto al fuego”.

Los intendentes, especialmente desde el bloque peronista y radical, trabajan en la idea de crear una especie de “impuesto al fuego” que permita financiar los costos de la recolección de residuos domiciliarios, luego que el gobernador Juan Schiaretti firmara un convenio con la Nación para el enterramiento sanitario de los mismos para toda la provincia.

La idea de que los vecinos abonen un monto fijo todos los meses para costear los sueldos y mantenimiento de la flota de camiones recolectores de basura, ya se está aplicando en Mina Clavero, con el radical Alberto Jiménez, y en Oncativo, con el peronista Osvaldo Vottero.

Se trata de un monto fijo mínimo (podría ser de 5 pesos para las viviendas familiares y de 10 pesos para los comercios) que iría a un fondo “intangible” que administrarían las Comunidades Regionales para afrontar los costos de la recolección de los residuos sólidos.

Es que el programa que ofreció la Nación es para la construcción de vertederos y las plantas de transferencia, con el fin de lograr el saneamiento del medio ambiente en toda la provincia, pero los intendentes se dan que no cuentan en sus partidas presupuestarias para el tratamiento final de los residuos.

Esta idea, que es una de las tantas que se analiza, permitiría a los intendentes de la provincia (la Capital tiene otros costos y no entraría en este proyecto) poner en ejecución en un año la solución al grave problema de la basura, pero para ello deben ponerse de acuerdo todos los jefes municipales de todos los partidos políticos.

La propuesta nacional de realizar vertederos y playas de transferencia depende de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo, que dispone para la Argentina de un fondo de 680 millones de dólares, pero que se entregarán contra proyectos aprobados por el organismo.

“Si la decisión política de los intendentes es acompañar el convenio podemos resolver el tema en un año, son 680 millones de dólares para la Argentina, a aplicarse en el tratamiento de residuos sólidos domiciliarios”, explicó Osvaldo Vottero, intendente de Oncativo.

El problema es el desarrollo técnico y el financiamiento operativo del proyecto total de recolección y enterramiento de la basura, razón por la cual Schiaretti planteó la necesidad que los gobiernos locales a través de la Comunidades Regionales deben garantizar los recursos para la operatividad del tema. Esto significa resolver cómo se paga el personal, el combustible y el mantenimiento de la flota de camiones compactadores y transportadores.

La inmensa mayoría de los municipios tendría la decisión de avanzar en un programa que permita resolver esta problemática, pero también es clara la dificultad económica, porque no contemplan len sus presupuestos la partida de egreso para el tratamiento final de los residuos.

Un ejemplo palpable ocurre en Cruz del Eje, que tiene un vertedero, y los camiones, pero no hay recursos para poner en marcha el operativo que demanda entre 150 y 200 mil pesos.

Una de las ideas que avanza es generar ordenanzas para el cobro de una suma fija, similar a la que se recauda para el impuesto al fuego con las boletas de EPEC, que funcionaría como una cuenta corriente, ya que si sobra dinero este podría volver al municipio para que lo use el intendente con propósitos de mejorar el medio ambiente. Tampoco representaría lucro para nadie porque sería administrado por las Comunidades Regionales y con fondos afectados únicamente a este fin.

Para Vottero, habría que buscar una fórmula solidaria y responsable que no signifique una erogación sobredimensionada, y la que utilizará en Oncativo a partir de diciembre “es una posibilidad porque cierra el esquema para los intendentes, y Giménez en Mina Clavero tiene ya creada esa tasa”, especificó.

La idea es construir uno o dos vertederos que puedan servir a uno o tres municipios, y de hacer playas de transferencia desde donde se llevarían los residuos, ya sean compactados o prensados en volúmenes de un metro cúbico aproximadamente.

“Si hay un servicio que la gente no perdona que la municipalidad no preste es la recolección de basura”, acotó Vottero.

Comentá la nota