Los intendentes del PJ se escandalizaron con el rumor de la "intervención"

Los jefes comunales desmintieron haber viajado a Buenos Aires para analizar una intervención federal de la provincia, debido a los problemas de Celso Jaque. La versión fue lanzada por el dirigente sindical Roberto Picco y generó más tensión en el oficialismo. "Esto agudizaría más la crisis que hoy vive el PJ", señaló una fuente del partido.
La bola de nieve que arrojó por la pendiente el líder de la CGT local, Roberto Picco, llegó a la planicie hecha un alud y aunque los intendentes peronistas que están involucrados en el mismo optaron por no hacer declaraciones, el rumor de que habrían pedido la intervención federal de Mendoza cayó pésimamente mal en el seno del oficialismo.

Picco había lanzado que "hay gente del peronismo que estuvo en Balcarce 50 (dirección de la Casa Rosada) viendo la posibilidad de intervenir federalmente la provincia", rumor que caló hondo en el malestar que por estos días reina en el justicialismo mendocino.

El dirigente gremial aludió en este caso a Rubén Miranda -de Las Heras-, Alejandro Abraham -Guaymallén-, Adolfo Bermejo -Maipú- y a Jorge Giménez -San Martín-, quienes habrían mantenido un encuentro con el asesor presidencial Juan Carlos "Chueco" Mazzón.

[Abraham miranda PORTADA]

Sin embargo, y a pesar de la gravedad de los dichos de Picco, ninguno de los aludidos salió a responder abiertamente y la respuesta vino por el lado de los allegados.

"El intendente de Las Heras no ha tenido ninguna reunión con Mazzón, estuvo haciendo gestiones por obras en común con el intendente de Guaymallén -por Alejandro Abraham", respondió Fabián Miranda, diputado provincial y hermano del jefe comunal.

El legislador calificó de "irresponsable" la versión largada por el líder de la CGT y aclaró que "Rubén no se prestaría a un juego de esas características. Somos muy respetuosos de las instituciones".

Otro de los que prefirió no efectuar declaraciones fue el intendente de San Martín. El textual llegó por vía de sus colaboradores y expresa la bronca para con el gremialista: "No voy a salir a responder semejante pelotudez", dicen que señaló Giménez.

Con todo, las fuentes consultadas desmintieron rotundamente estos movimientos por parte de los caciques justicialistas y aseguraron que iniciar tal gestión -de carácter destituyente- profundizaría aún más la crisis del peronismo mendocino. Y precisaron que estuvieron gestionando obra pública ante el Gobierno nacional.

Pero la bola de nieve de Picco no fue la única esta tarde. A la misma especie, hay que sumar el rumor de que el ministro de Gobierno Mario Adaro le habría presentado la renuncia a Celso Jaque esta tarde, hecho que fue desmentido desde la cartera que dirige. Es la segunda vez en la semana que el ministro política de Jaque sufre una versión de este tipo.

Por eso, todos se preguntan cuál es la intención de Roberto Picco, que todas las semanas arroja una piedra al agua, calculando las ondas que el impacto puede provocar. Así, desde el domingo de la derrota, se ha transformado en uno de los críticos más acérrimos a la gestión de Celso Jaque desde el seno mismo del justicialismo.

No obstante, la danza de los rumores, sumado a la suspensión del encuentro que mañana realizarían los peronistas en Uspallata, evidencian la crisis que atraviesa el partido gobernante por estos días y que nadie, aunque sea en off, niega. Y que termina en la boca de la oposición, como lo manifestado por un diputado provincial .

Como dirá una fuente que conoce el estado anímico del justicialismo en este momento: "Este es un duelo -por la derrota electoral del 28 de junio- que no todos hacen al mismo tiempo, y que en el caso de Jaque, todavía no arranca".

Comentá la nota