Los intendentes enfrentan serios problemas para pagar aguinaldos

La mayoría de los jefes comunales tiene grandes dificultades para afrontar el SAC. Deben liquidarlo a principios del próximo mes efectivizándolo antes de las Fiestas. La caída en la recaudación propia, el conflicto del campo y la crisis generalizada complican las finanzas comunales. Buscan alternativas
En unos pocos días más, los 134 municipios bonaerenses deberán comenzar un proceso que a esta altura del año constituye un verdadero dolor de cabeza. Se trata de la liquidación de la segunda cuota del aguinaldo que se paga antes de la Navidad. Con sus presupuestos ya consumidos y sin recursos extra, la mayoría de los jefes comunales deben salir a buscar urgentes soluciones para lograr “zafar” de la situación.

Hay excepciones, pero por lo general este problema afecta tanto a comunas del interior provincial como del conurbano bonaerense.

En las comunas del interior se estima que, en líneas generales, se trata de un problema coyuntural, ya que no hubieran tenido dificultades para este pago complementario si no fuera por las consecuencias del conflicto agropecuario sobre las arcas municipales. En muchos casos, este proceso afectó las economías locales incluso hasta la actualidad y se etrelazó con la crisis económica que está en ciernes, afectando considerablemente los ingresos de los municipios.

Por estos dos factores, se registra una dura y creciente caída en la recaudación de las tasas municipales, que afecta con particular intensidad a la tasa vial (pagada por los dueños de campos) y a la que pagan las empresas (Seguridad e Higiene), y con menor alcance, a la tasa de servicios urbanos.

Este año, asimismo, se otorgaron mejoras salariales a los agentes municipales y hubo un constante aumento de servicios e insumos de la mano de un proceso inflacionario que recién ahora parece estar frenándose. Frente a un mucho menor crecimiento del previsto de la recaudación propia, terminan faltando recursos para afrontar pagos como el medio aguinaldo.

Los municipios del Conurbano, en cambio, afrontan en su mayoría graves problemas estructurales económicos, una situación deficitaria que se tornó crónica en los últimos años, y en cuyo marco el pago del aguinaldo se convierte en un cuello de botella financiero que para muchos distritos resulta “insalvable”.

Frente a este panorama, muchos ya recurren a una serie de estrategias para conseguir recursos frescos que les permitan liquidar el Sueldo Anual Complementario (SAC) en tiempo y forma durante los primeros días de diciembre próximo (ver cuadro aparte).

Problemas de caja

A principios de noviembre, un grupo de jefes comunales de la Provincia se dirigió al gobernador Daniel Scioli para expresarle la difícil situación económica que atraviesan sus municipios. Allí le reclamaron que se cumpla con el Fondo Compensador contemplado en la ley de Reforma de los Ingresos Brutos.

Uno de los intendentes presentes fue Mario Meoni de Junín, quien advirtió que “tenemos fuertes complicaciones, nos han aumentado los costos y no hemos podido modificar las tasas. Tenemos los ingresos congelados y retracción en algunos casos, además del aumento del costo de proveedores”.

A su turno, el intendente de Lincoln, Jorge Fernández, señaló que se están haciendo todos los ajustes posibles para llegar a fin de año, aunque consideró que “si alguien nos ayuda con la cuestión económica va a ser beneficioso. Esto ya lo he planteado al gobernador”, culminó.

Pero hay más señales de los problemas de caja de las intendencias. Varios jefes comunales del Conurbano y del interior realizaron un balance económico sobre su situación financiera. Los informes le fueron entregados al titular de la Federación Argentina de Municipios (FAM), el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra para que tramite ayuda nacional y bonaerense.

Allí se advierte que algunos distritos chicos cerrarán con un déficit, en principio, de $ 4 millones, mientras que en municipios más grandes llegarían a $ 10 millones.

Estrategias para obtener recursos frescos

Frente a las considerables dificultades que atraviesan para hacerle frente al pago de la segunda cuota del aguinaldo, numerosos intendentes están iniciando gestiones ante el gobierno provincial de Daniel Scioli, donde se evaluarán mecanismos de asistencia para que los municipios puedan pagar el aguinaldo en tiempo y forma evitando así conflictos distritales.

Las alternativas en estudio para rescatar a las comunas con mayores problemas son básicamente tres:

aLa administración provincial les otorgaría adelantos de la coparticipación de impuestos. Se anticiparía, a cuenta, no más de un mes de esos fondos para que puedan contar con plata fresca que les permita afrontar sus obligaciones sobre el cierre del presente ejercicio.

a A los municipios con rojos insalvables, en tanto, se les concederían Adelantos del Tesoro Provincial (ATP); fondos que, como los ATN de la Nación, funcionan en la práctica como subsidios, ya que no deben ser devueltos ni son descontados de la coparticipación.

a Finalmente, algunos intendentes, en tanto, evalúan diferir los pagos a proveedores para poder reunir el monto necesario para poder abonar sueldos y aguinaldo en diciembre próximo.

Las dificultades financieras son crónicas en muchas comunas bonaerenses. Pero algunos intendentes admiten que ahora se han agravado, convirtiendo el pago del aguinaldo en un problema insalvable.

Comentá la nota