Intendentes cobistas critican el plan oficial de vivienda

Cornejo, Giner, Abed, Pintos y Del Río dicen que los nuevos barrios, por su baja calidad, producirán segregación.
Los cinco intendentes cobistas arremetieron contra la política de vivienda del Gobierno y pidieron a Celso Jaque que replantee la forma en la que va a ejecutar el plan nacional por el que se construirían 1.500 casas este año y 5.500 hasta 2011 en Mendoza.

El cuestionamiento más importante es sobre las dimensiones de las casas que prevén construir: según los anuncios cada vivienda tendrá 44 metros cuadrados cubiertos, es decir 20 por ciento más chica que lo habitual y eso generará serios problemas a las familias y los municipios. Hasta ahora, las casas del IPV tenían entre 57 y 62 m2.

Eduardo Giner, Alfredo Cornejo, Gustavo Pinto, Mario Abed y Gerardo Del Río enviaron una nota institucional al Gobernador en la que describen los problemas y piden que se busque una manera de solucionarlos. La misiva tiene el aval implícito de otros jefes comunales, como Víctor Fayad, de Capital. De hecho uno de los colaboradores en la redacción de la nota fue Raúl Cicero, director de Vivienda de esa comuna.

Según los intendentes, de esa manera se estaría engañando a los adjudicatarios. Es que en realidad el Plan Plurianual anunciado es un relanzamiento del Plan Federal II, que quedó frenado. Por eso, las viviendas en realidad serán destinadas a las familias que estaban incluidas en el Plan Federal pero que nunca les construyeron la casa prometida. El problema, explican los jefes comunales opositores, es que los proyectos ya estaban presentados con casas de dimensiones superiores.

“Hoy con asombro asistimos a una información inconsulta y arbitraria que destruye la Política de Estado que habíamos construido entre todos los actores institucionales y privados que conforman el sector de la vivienda social”, se quejan los cobistas.

“Se nos impone las modificaciones de los proyectos para reducir sus superficies cubiertas y eliminar terminaciones, cordón, banquina, cunetas y veredas, y no ejecutar obras para el alumbrado público. Estas directrices, de ser implementadas, implicarán segregación urbana a los barrios de vivienda social, reimplantando concepciones de los ´90 que creíamos superadas”, dice el documento enviado el martes a Jaque.

En el Ejecutivo dicen que la nota aún no ha llegado a manos del Gobernador. Pero que les llama la atención el reclamo. “Ayer- por el martes- estuvimos con dos de esos intendentes, se habló de viviendas y no se presentó ningún reclamo, ni se mencionó este tema”, explicó un vocero. Incluso ven una “intencionalidad orquestada” en la nota. Es que la presentación coincidió con el escrito presentado en la Legislatura por el cobismo para pedir la renuncia al ministro de Producción, Guillermo Migliozzi.

Los intendentes dicen que quieren buscar una solución en conjunto al problema. La propuesta es que la Provincia pague la diferencia para construir las casas más grandes.

“Los planes nacionales siempre incluyeron casas chicas, Pero por pedido de los intendentes se planificaron casas más grandes y la provincia se hacía cargo de la diferencia. Este Gobierno no ha construido ni una casa. El año pasado no se licitó nada y por eso están los proyectos acumulados. A la gente se le dijo que tendrían una casa y ahora aparecen con otra”, se quejó Eduardo Giner, de Tunuyán, quien aseguró que en su departamento hay 600 viviendas con proyectos listos que deberían ser incluidos en el nuevo plan.

Los autores de la nota remarcan que en realidad lo anunciado por el Gobierno no es un nuevo programa sino que es un relanzamiento del Plan Federal. Además, aseguran que en algunos casos los proyectos ni siquiera cumplen con los parámetros de urbanización. “Hay una precarización en la urbanización. No se incluye el gas como servicio y para ahorrar prevén poner postes de madera, que en Godoy Cruz están prohibidos”, explicó Alejandro Abraham, director de Vivienda de Godoy Cruz.

Los intendentes aseguran que hay 12.905 viviendas “con nombre y apellido” y que aún no son construidas (una cifra que reconoce el mismo IPV). En la mayoría de los casos, se trata de proyectos de entidades intermedias que ya tienen terreno comprado.

Comentá la nota