Intendentes bonaerenses anticipan aumentos para las tasas en 2009

Varios jefes comunales de la provincia confirmaron subas en los tributos municipales que oscilarán entre el 30 y 40% porque necesitan “equilibrar las cuentas”. En el interior se plantean los mayores inconvenientes de cara al próximo ejercicio. Héctor Gutiérrez no dudó en señalar que en materia financiera el panorama “es negro”.
DE LA REDACCION. Intendentes bonaerenses, entre ellos el de Pergamino, Héctor Gutiérrez, anticiparon un aumento en las tasas municipales para el año próximo con el objetivo de equilibrar sus cuentas y advirtieron un panorama “negro” ante el aumento de los costos sociales que “ya generan la inflación y la crisis internacional”.

Según un informe de la agencia Noticias Argentinas, los mayores aumentos oscilarán entre el 30 y el 40 por ciento y estarán destinados a financiar emprendimientos y obras municipales que debieron ser aplazadas durante la actual gestión.

Los jefes comunales, en general, reclamarán una mayor asistencia de parte de los estados provinciales y el nacional para hacer frente a las obras públicas de mayor envergadura, aunque señalaron que mientras tanto deberán “hacer números propios” para solventarse ante la falta de ayuda.

Los intendentes que geográficamente se instalan en el interior de la provincia son los que plantean los incrementos más fuertes y sin ponerse colorados, para poder “equilibrar” las cuentas y “cumplir con las proyecciones presentadas en el Presupuesto de Gastos y Recursos”.

Los Concejos Deliberantes locales serán los encargados de evaluar la factibilidad de las presuposiciones que los Ejecutivos enviaron en estos días, luego de haber evaluado el ejercicio presente.

En Junín

El jefe comunal de Junín, Mario Meoni, confirmó que en su comuna deberá implementar un aumento en las tasas municipales del 40 por ciento para el año próximo.

“Nuestra propuesta es aumentar un 40 por ciento las tasas porque dimos durante este año aumentos salariales por el 30 por ciento y registramos aumentos de los gastos corrientes que nos obligaron a postergar la obra pública local”, afirmó.

Meoni indicó que en el nuevo presupuesto el 15 por ciento que se había destinado para obras públicas para el ejercicio actual se verá sensiblemente reducido para el año próximo cuando sólo inviertan “el 6 ó 7 por ciento” de los gastos supuestos.

Afirmó además que con la administración provincial mantiene una “excelente” relación pero apuntó contra el Gobierno nacional al mostrar sus dudas sobre la finalización de las obras del Plan Federal de Viviendas: “Está inconcluso y no tenemos señales de que se reactive”, disparó.

Meoni, uno de los intendentes cobistas que formó parte de la Concertación K, se mostró “preocupado por la retroacción de obra propia” dañada por “una creciente inflación”.

En Pergamino

En tanto, el jefe comunal de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutiérrez, sostuvo que cerrarán el año con “equilibrio” financiero pero señaló que registraron “un incremento de 35 por ciento de septiembre del año pasado contra septiembre de este año que llevó a eliminar la obra pública”.

Gutiérrez pintó con gran crudeza el panorama futuro de su Municipio respecto de la situación financiera: “Es negro”, dijo.

En este marco, adelantó que plantearán un aumento del 30 por ciento “que va a permitir la recaudación de 8 y 10 millones de pesos destinados a la obra pública”.

Sin embargo, el intendente de Pergamino dijo que en el Presupuesto no pueden hacer “previsiones de inflación”, y afirmó que “sumado al aumento del costo social a partir de los despidos que se están dando en las fábricas” ya se prepara para un escenario “muy limitado” que dejará “poco margen” para un presunto aumento salarial.

En el Conurbano

La situación en los municipios del Conurbano bonaerense no es distinta, aunque sus jefes comunales se muestran menos dispuestos a aceptar públicamente sus dificultades para equilibrar las cuentas.

Algunos intendentes ya habían anunciado que estarán limitados para afrontar los reclamos salariales que le podrían presentar los sindicatos locales y hasta admitieron acuerdos adelantados para evitar una explosión durante el año electoral.

El secretario de Coordinación de Gabinete y Hacienda de Almirante Brown, Jorge Herrero Pons, señaló que el municipio cerrará con un “mínimo superávit” el ejercicio actual y se mostró confiado en poder afrontar un presunto golpe local de la crisis financiera internacional.

Sin embargo, el funcionario no descartó que durante el ejercicio 2009 se presenten aumentos en las tasas municipales aunque advirtió que primero deberán analizar de manera “detallada” los gastos y las necesidades.

Comentá la nota