Por los intendentes, aprueban la plata de la soja

El Senado mendocino sancionó la ley que avala la coparticipación de las retenciones. Opositores cambiaron por la presión municipal.
Más de cuatro horas tardó ayer el oficialismo en el Senado mendocino en conseguir los votos para adherir a la propuesta del Gobierno nacional de coparticipar a las provincias las retenciones a la soja.

Finalmente, por la presión de los intendentes, varios senadores de casi todos los bloques opositores (demócratas, cobistas y radicales) cambiaron de postura para apoyar al PJ y permitir la aprobación de la ley. La ajetreada sesión tuvo una particularidad: ningún senador del bloque oficialista defendió el proyecto oficial.

Cerca de las 9, el Senado abrió la sesión especial para avalar la iniciativa que Diputados había aprobado cerca de la medianoche del miércoles. El proyecto enviado por el Ejecutivo tenía el rótulo de urgente: debía convertirse en ley antes del 31, porque de lo contrario la Provincia no recibiría el dinero que le corresponde por esta decisión de la presidenta Cristina Fernández.

Pero apenas comenzó el debate, la oposición pidió un cuarto intermedio que se extendió hasta cerca de las 13 porque el oficialismo no lograba persuadir al resto de los legisladores para que apoyaran el proyecto.

La bancada de Confe (Consenso Federal) presentó un proyecto alternativo al oficial en el que estableció que el Ejecutivo debía garantizar que de los fondos que recibiera Mendoza, el 50 por ciento fuera a los municipios (como propuso el ARI) o 80 millones de pesos, de acuerdo a la cifra que fuese mayor, contra el 30 por ciento que establecía el texto oficial.

Además, establecía que las comunas no debían adherir a la norma, sino que el dinero les llegaría automáticamente. La negativa a que los concejos deliberantes suscriban a la norma tuvo una fundamentación política; los bloques opositores querían rechazar este requisito porque sostienen que el Gobierno nacional intenta enfrentar a los municipios con los gobernadores en el conflicto con el campo.

La iniciativa opositora fue bautizada como "B" a la hora de votar y avalada en un primer momento, por la UCR, el ARI y el PD. Con la existencia del proyecto "B" y con el anuncio del senador peronista Vicente Russo de que no apoyaría al oficialismo (después cambió su voto por mandato de bloque), el PJ daba la votación por perdida.

Sin embargo, los teléfonos de los senadores comenzaron a sonar y las voces que llamaron fueron las de los intendentes de los diferentes partidos, ansiosos porque se aprobara la ley.

Entonces, el panorama comenzó a cambiar, los peronistas se relajaron y en un momento hasta se llegó a especular con que desempataría el vicegobernador Cristian Racconto (quien preside el Senado), pero los números les dieron y con 16 votos la versión oficial fue elegida como despacho para tratar y votar.

Ese resultado se dio porque los demócratas votaron divididos (tres lo hicieron en contra de su propio despacho), al igual que los radicales (cuatro de ellos incluso apoyaron una tercera propuesta). En el cobismo también hubo bajas. El senador Omar Dengra se retiró de la votación.

El legislador responde al intendente de Junín, Mario Abed, y ya se fue del recinto en otras sesiones cuando se trataron proyectos referidos al reparto de fondos. En tanto, el senador Sergio Bruni se fue, aunque pidió permiso y dijo que pretendía que se tomara su voto como positivo, pero se lo negaron porque lo prohíbe el reglamento.

Sin defensa oficial

Los senadores de la bancada del PJ sorprendieron al resto de los bloques. Apurados porque se aprobara el proyecto, decidieron no defenderlo y un senador opositor calificó la actitud como "una vergüenza". Después abundaron las críticas a la iniciativa oficial.

"Es una vergüenza que el bloque oficialista no defienda su propuesta, ya que al Gobernador se le ocurrió la brillante idea de que los municipios tienen que adherir. Vamos a ver si los concejales del PJ salen a defender la iniciativa", dijo el jefe de la bancada de Confe, Aníbal Rodríguez, pero no tuvo eco en el oficialismo.

Desde la misma bancada, Sergio Moralejo defendió la decisión de la oposición de exigir que los municipios tengan los 80 millones de pesos (que finalmente no quedaron explicitados) que prometió el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni. "Cerroni le dijo el 22 de marzo al diario Los Andes que había 80 millones de pesos para los municipios y debe cumplir", expresó.

El radical Cairone apuntó contra la Casa Rosada por haber "coparticipado el problema del conflicto del campo", la senadora Naman(ARI) expresó que "ahora la Nación puede venir a pedirnos que coparticipemos el poco petróleo que tenemos y el demócrata Aguinaga calificó de "agotado" el modelo económico kirchnerista, aunque terminó votando con el oficialismo.

Comentá la nota