Intendentes apoyan a Cristina pero no se dicen kirchneristas

Amaya pide prudencia, pero, según el luleño Dip, se tiene que reordenar el PJ nacional. Agustín Fernández, el jefe municipal de Aguilares, dice que resta saber cómo se reaccionará ante el mensaje de las urnas
A menos de 48 horas de una nueva visita de la presidenta, Cristina Fernández, la dirigencia del peronismo tucumano se debate entre la necesidad de fijar un nuevo liderazgo partidario, tras la renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del PJ nacional, o de postergar esa discusión a fin de garantizar que la gestión kirchnerista pueda llegar al final de su mandato sin turbulencias políticas.

Ahora, varios intendentes hablan de fortalecer la gestión. El jefe municipal de la capital, Domingo Amaya, prefirió ser cauteloso. "Todavía falta mucho para hablar de nuevos liderazgos. Hay que respetar al Gobierno democrático. El oficialismo ganó en algunos distritos y perdió en otros, pero eso no significa que quienes hayan ganado quieran venir a gobernar el país", resaltó.

El vicepresidente del PJ local, aconsejó terminar con las rencillas y negó que el poder político del kirchnerismo esté a la deriva, tras el resultado electoral del 28 de junio, pero admitió que ese poder "se ha dividido".

¿Sigue siendo kirchnerista?, se le consultó. "Siempre fui peronista. Me identifico con el justicialismo. Nací justicialista y moriré justicialista -dijo-. Y voy a apoyar a todos aquellos compañeros que, como el caso de Kirchner, ejercen una política en beneficio de la gente", remarcó.

Amaya aseguró que la intendencia aportará militantes en la plaza Independencia para recibir a la Presidenta. "Pero no hará falta que movilicemos: la gente irá sola a saludar a la Presidenta y tenemos que respetarla más allá de quienes la votaron y de los que no lo hicieron", dijo.

El titular del Ejecutivo municipal también fue consultado sobre las relaciones con el alperovichismo. "No me siento relegado, para nada. Tengo mi función y no quiero más protagonismo del debido, ni tengo otro objetivo más que cumplir la función de intendente, que es para lo que el pueblo me ha elegido", resaltó.

El intendente de Lules, César Dip, fue más contundente. "Seguramente, habrá que reordenar el PJ a nivel nacional", afirmó. "Con la renuncia de Kirchner quedó acéfala la presidencia. Habrá que conversar el tema para consensuar", dijo. Sin embargo, resaltó que antes se debe resolver la crisis de la gripe A.

Además, Dip resaltó que la prioridad es respaldar la gestión presidencial. "Quedan dos años y medio y nadie quiere que al país le vaya mal, pero creo que habrá que abrir más los canales de diálogo", advirtió.

El jefe municipal de Aguilares, Agustín Fernández, opina que después de las elecciones, los números hablan por sí solos. "Tendremos que ver cómo se reacciona -dijo- ante esta nueva realidad que dan las urnas".

¿Se siente dentro del kirchnerismo?, se le preguntó. "Tengo un compromiso con la gente. Ese es mi compromiso y en función de eso con los proyectos políticos que puedan surgir", contestó.

Comentá la nota