Intendentes del PJ analizan si es bueno o malo que venga Kirchner.

Intendentes del PJ analizan si es bueno o malo que venga Kirchner.
Entienden que en octubre no se evaluará la gestión nacional sino las provinciales y las municipales. “Para mí no es mala palabra”, dijo Olea. “Si pierdo, no puedo echarle la culpa al ex presidente”, apuntó Orellana.
La última vez que Néstor Kirchner estuvo en Tucumán fue hace un año y medio. El 7 de agosto de 2007, el entonces Presidente de la Nación se despidió de los tucumanos con la inauguración del nuevo tramo de la ruta 38 (Famaillá-Monteros). Además, aprovechó aquella ocasión para respaldar la reelección del gobernador José Alperovich y apuntalar la candidatura de su esposa Cristina Fernández. “No hay mejor garante que Cristina para terminar totalmente la obra”, aseguró -en aquel momento- en su discurso de campaña proselitista.

Hoy, sin embargo, la realidad es muy distinta. El traspié electoral en Catamarca dejó secuelas. Puertas adentro, algunos dirigentes oficialistas consideran que no es conveniente, desde el punto de vista electoral, la intromisión del ex jefe de Estado. Pero hacia afuera admiten que por su rol de presidente del Partido Justicialista puede aportar respaldo a los candidatos.

Un grupo de intendentes peronistas consultado por LA GACETA coincidió ayer que los comicios de octubre para elegir senadores y diputados nacionales estará signado por la valoración que tendrán los tucumanos respecto de la gestión alperovichista. “Para mí, Néstor Kirchner no es mala palabra, porque soy agradecido”, afirmó el intendente de Monteros, Alberto Olea. “Es un hombre que ha dado tantas cosas por Monteros. Nos ha beneficiado con muchas obras y nosotros no olvidamos”, remarcó.

Olea, que además de intendente es titular del congreso partidario del PJ, insistió en que en las elecciones de octubre estará en juego la gestión provincial y municipal. “La gente vota en función de lo que se ha hecho y de lo que no se ha hecho. Es decir, nos mide territorialmente; el termómetro es la gente y nosotros sabemos si nos van a recibir bien o no”, precisó.

El dirigente dejó en claro que no podría objetar una posible visitar de Kirchner a su distrito. “Si él tiene que venir que venga, lo vamos a recibir y será bienvenido, porque somos orgánicos”, señaló.

La mayoría de los consultados resaltó que cada provincia tiene su realidad y que, por ende, no puede compararse a Catamarca con Tucumán. “Eduardo Brizuela del Moral (gobernador catamarqueño) no es ni por cerca lo que es Alperovich”, remarcó Olea.

Elogios y cautela

Desde Famaillá, el intendente Enrique Orellana dijo que Kirchner sería bienvenido a su ciudad y que como titular del PJ debe apoyar a todos los candidatos. “Es uno de los hombres más importantes de la política de los últimos tiempos”, precisó.

Aclaró que en octubre se plebiscitará su gestión municipal. “Si en Famaillá ganamos la elección, dirán que ganó el peronismo, pero si perdemos dirán que perdió ‘El Mellizo’; entonces tengo que trabajar incansablemente para ganar la elección en lo local. Si pierdo en octubre no puedo echarle la culpa a Néstor Kirchner, advirtió.

El intendente de Lules, César “Kelo” Dip, por su parte, remarcó el signo de pertenencia. “Nosotros estamos encolumnados dentro de un proyecto provincial que encabeza Alperovich y nacional que conduce Kirchner. Por eso no habría problemas que nos tenga que visitar. Además, cuando él estuvo en la presidencia, el crecimiento de Tucumán fue grande y eso está a la vista de todos”, aseveró.

Dip afirmó que cada distrito tiene sus particularidades. “Lo que ocurrió en Catamarca no creo que vaya a trasferirse a otras provincias”, pronosticó.

En el sur, el intendente de La Cocha, Leopoldo “Puma” Rodríguez prefirió ser cauto. “Tenemos programada una reunión en el partido, donde se marcará la estrategia a seguir”, indicó. Respecto de la posible presencia de Kirchner en la campaña electoral, Rodríguez opinó que él (por Kirchner) sabrá si tiene que venir o no. “Es una cuestión personal”, aseguró.

Tras la derrota electoral en Catamarca, Kirchner reapareció en público durante un acto en Buenos Aires, donde dijo que “pese a lo que digan” seguirá recorriendo “cada pueblito del país como presidente del PJ para ganar los comicios en octubre”.

El intendente de Tafí Viejo, Javier Pucharras, reconoció las dificultades. “Hoy es una realidad que se trata de un ex presidente de la Nación que se retiró con un alto índice de popularidad, pero que desde la crisis con el campo no goza de esa misma adhesión, pero es el presidente del PJ nacional y con su experiencia todo lo que pueda aportar será favorable”, señaló. De todos modos, Pucharras remarcó que “el peso de la elección de octubre va a recaer sobre el gobernador Alperovich”.

Volverá como ciudadano

En agosto de 2007, en su visita a Tucumán, Kirchner cerró el acto con un compromiso personal, que todavía no se concretó. “Volveré, no tengan duda, volveré como Presidente y después como ciudadano”, había asegurado.

Comentá la nota