El intendente vuelve a pedir donaciones para el Hospital

Aludiendo a que el mundo "atraviesa momentos muy difíciles, de incertidumbre y de profundos cambios", pero apelando a la solidaridad del vecino, el intendente pide donaciones de 500 pesos para destinarlo a obras y mejoras tanto en la infraestructura como en el equipamiento del Hospital.
En lo que representa ya un sello de la gestión lunghista, ante eventos, obras o políticas que se consideran prioritarias en la agenda comunal, el jefe comunal envía misivas de su puño y letra solicitando colaboración a los vecinos. Más precisamente recursos económicos extras para poder solventar alguna de las inquietudes que las circunstancias lo requieren.

Alguna vez fue el Hospital, otra los fuegos de artificio para recibir el año nuevo, y ahora la convocatoria vuelve a ser al centro asistencial, de cara a celebrarse su centenario.

Este Diario accedió a la carta que el jefe comunal ha enviado a vecinos varios en pos de obtener los recursos que por fuera de la administración logren costear algunas obras y/o equipamiento que se demanda para mejorar el funcionamiento del centro asistencial.

La carta de Lunghi textualmente expresa: "Le escribo estas líneas encontrándome en las vísperas de lo que será, sin lugar a dudas, un acontecimiento de profunda emoción y felicidad para todos los tandilenses: el centenario del hospital municipal Ramón Santamarina y el templo de la Parroquia Santa Ana. El próximo 25 de abril será una jornada muy especial para toda la comunidad, ya que el Hospital, nuestro Hospital, celebrará sus primeros 100 años de vida.

Y en su recorrido por la historia lugareña, esta institución ha ido creciendo de la mano de todos los vecinos y vecinas que han hecho de él, el primer lugar al cual acudir ante una urgencia, ante la necesidad de un servicio asistencial. El Hospital Ramón Santamarina ha sido y es una casa al servicio de la asistencia, la prevención y la rehabilitación. Tal cual hubiera soñado Ramón Santamarina, pionero del progreso de nuestra ciudad y su familia, donantes y responsables directos de la creación de esta institución de salud.

Pero también, en estos cien años, nuestro Hospital ha atravesado momentos difíciles. Duras épocas de la historia, siniestros y demás situaciones que han pasado a formar parte de los recuerdos de la memoria colectiva de los tandilenses. Porque en esos momentos, el Hospital nunca dejó de brindar atención, de estar al lado de los enfermos y sus familias. Y ello, en parte, gracias a esa solidaridad desinteresada que el tandilense posee. Una especie de don nato difícil de hallar hoy en día en las sociedades. Siempre que se necesita, la mano de vecinos y vecinas de nuestra ciudad se hace presente, logrando que los sueños más lejanos se conviertan en la realidad más palpable. Ejemplo reciente de ello constituye el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, una obra lograda principalmente gracias al aporte de su donante y la comunidad de Tandil, junto al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y el Municipio, todos actuando en pos de un objetivo común. Cada ciudadano se convirtió así en un ladrillo de esa obra soñada que hoy se brinda a la atención y el cuidado de quienes son el futuro de nuestra ciudad: los niños.

Entiendo que no sólo el país, el mundo todo atraviesa momentos muy difíciles, de incertidumbre y de profundos cambios, pero repito, el tandilense sabe que, considerando esta fecha tan especial que nos convoca como es el centenario de nuestro Hospital, solicito a Usted la colaboración de 500 pesos, o la suma con la que usted pueda colaborar, dirigiéndose a Tesorería municipal en el palacio Gral. Martín Rodríguez (ex Banco Hipotecario)- Belgrano 417. El importe de los donado será destinado a obras y mejoras tanto en la infraestructura como en el equipamiento del Hospital.

En la actualidad, la institución cuenta con 120 camas y más de 620 trabajadores para atender, en su área de cobertura, unas 130 mil personas aproximadamente. Cuenta con un departamento quirúrgico, servicios asistenciales de apoyo, neonatología, clínica médica, obstetricia, ginecología y emergencias médicas.

Pero no debemos conformarnos con lo que hoy tenemos ante nuestros ojos. Como ciudadanos debemos proponernos que el Hospital Santamarina siga siendo sin dudas una verdadera escuela, donde cada profesional sea el maestro de su propio colega, donde podamos reconocer una fuente de orgullo local, regional y nacional. Con su colaboración, estoy seguro, avanzaremos un paso más en pos de la salud de nuestra ciudad".

Sin más, saludando atentamente, Lunghi vuelve a apelar a la solidaridad de aquellos vecinos con posibilidad de donar un monto significativo de dinero que sirva para lo que entiende resulta necesario para el Hospital, en vísperas del centenario.

Comentá la nota