El ex intendente de Santa Rosa sigue interesado por recursos para su comuna

Sergio Salgado se reunió con el ministro de Gobierno Mario Adaro para hablar sobre su situación política y judicial. Pero también se mostró interesado en seguir los resultados de una licitación que beneficiaría a su departamento.
A pesar de que el Concejo Deliberante lo destituyera de su cargo el viernes pasado, Sergio Salgado sigue resistiendo como una suerte de jefe comunal virtual, al seguir el desarrollo de una licitación que beneficiaría a Santa Rosa con maquinaria vial, gracias a un préstamo del Banco Nación.

La ocasión se dio en Casa de Gobierno, pero de paso el desplazado funcionario también golpeó las puertas del tercer piso para conversar sobre su situación política y judicial con el ministro de Gobierno, Mario Adaro.

Salgado se mostró interesado en conocer los resultados de la apertura de sobres de la licitación –la primera de una tanda de ocho- para adquirir movilidad que se efectuó esta mañana en el Ministerio de Hacienda. Estos recursos serán adquiridos por los municipios gracias a un préstamo otorgado por el Banco Nación por un monto de 120 millones de pesos. En este caso, se licitó la empresa proveedora de camionetas 4x4 y vehículos utilitarios, tanto para las comunas como para algunas dependencias del Gobierno, como Vialidad e Hidráulica.

“He venido a ver qué había pasado con algunos proyectos que habíamos dejado pendiente en este ministerio”, explicó el ex jefe comunal de 32 años, que fuera sacado de su cargo el viernes pasado, tras una fuerte interna política del justicialismo local.

Pero a pesar de su situación, Salgado no quiere abandonar la escena pública, menos aún cuando se trata de proyectos que él mismo gestionó en su momento. De allí que cuando los periodistas le preguntaron por qué se había hecho presente en un acto de este tipo, como si fuera un intendente virtual, Salgado respondió que “me corresponde hacerlo porque soy un habitante de Santa Rosa y el proyecto lo presenté yo, vengo como vecino y me ampara la Constitución”.

En ese sentido, no dejó de criticar al Concejo Deliberante que lo destituyó, al enterarse que se había emplazado al municipio hasta el 20 de noviembre para modificar una ordenanza que implica la aprobación del endeudamiento por parte de la comuna.

"El Concejo no ha tenido ni tiempo ni sabiduría por los hechos que ya conocen, esta ordenanza ha sido dos veces mal hecha y el pueblo de Santa Rosa corre peligro de quedarse al margen de este beneficio", sentenció Salgado.

Por este crédito, la municipalidad recibiría tres camiones regadores, un volcador, un tractor, una retroexcavadora, una motoniveladora y una hidrogrúa por un monto de 2.500.000 pesos.

Volverá a recurrir a la Corte

Por lo pronto, se sabe que Sergio Salgado continuará dando pelea y volverá a recurrir a la Suprema Corte para retornar a si sillón de intendente. Ya en instancias del proceso que se le realizó en la comuna de Santa Rosa, el alto tribunal rechazó un pedido de reposición planteado por el destituido funcionario, avalando la acción del Concejo Deliberante. En esa ocasión, los ediles –incluidos los justicialistas- suspendieron a Salgado por quince días.

Esta mañana, Salgado fue recibido primero por Leonardo Giacomelli, secretario de Relaciones Institucionales. Luego, tuvo oportunidad de hablar por unos minutos con Adaro, que dejó la reunión de gabinete para atenderlo.

“Hemos estado viendo todo lo que se me ha imputado sin ninguna prueba ni nada en concluso para sacarme, por lo que seguramente estaré planteando ante la Corte respecto a la falta de derecho a la defensa”, indicó. Y, en ese sentido, mantiene todavía una cierta confianza en que el proceso judicial lo vuelva a poner en su sitio.

“Llegué por la puerta grande al municipio y no por la ventana y hasta que la justicia diga lo contrario, no voy a dejar de ser el intendente”, manifestó confiado.

Asimismo, expresó su intención por reunirse con Celso Jaque en la semana, “sobre todo para dejar en concreto todo lo que he dejado en mi gestión”.

Sobre el gobernador, Salgado no se salió del libreto esta vez, aunque también deslindó críticas hacia el apoyo del partido justicialista, considerando además que la propia bancada de concejales peronistas avaló en su totalidad su destitución. Por ello, si bien rescató el oficio de Sergio Adaro, tampoco volvió a opinar sobre el anterior ministro de Gobierno, Juan Marchena –también presidente del PJ-, a quien ya había criticado con anterioridad por su intervención.

“Siempre nos han apoyado, aunque no ha sido de la manera en que esperábamos, pero el gobernador ha estado preocupado por lo que pasaba en Santa Rosa”, sintetizó Salgado.

Comentá la nota