El intendente respondió duramente a los comerciantes que no querían cerrar.

Mientras los dueños de restaurantes, bares y pizzerías clamaron "ley pareja para todos" y protestaron por las medidas de cierre enmarcadas en la emergencia sanitaria, el intendente José Eseverri salió a responder duramente diciendo que "se trata de la vida o la muerte de los olavarrienses".
Por la mañana, los propietarios de comercios del rubro se presentaron en el palacio San Martín y dijeron sentirse estafados porque la medida se tomó después de las elecciones, el mayor lugar de concentración de gente y justamente cuando aparecieron nuevos casos.

Eseverri salió a responder enérgicamente y advirtió que podrían aplicar el artículo 205 del Código Penal que condena a la prisión de entre 6 meses y dos años "a quien violare las medidas tomadas por autoridades para prevenir la propagación de epidemias".

Los dueños de El último pecado, La marca, 7400, Gringo, Mac Ola, Torcuato, Cereseto y Piazza Mama remarcaron en los pasillos del Palacio que "no podemos cerrar pero si hay que cerrar que lo hagamos todos: bancos, supermercados, micros que llevan a la gente, rapi pagos, el bingo, que como siempre sigue abierto". La determinación –dijeron- se toma justo a comienzos de mes, y en tiempo de aguinaldo, cuando todos esperaban mejorar sus condiciones de trabajo. Para Eseverri es prioritario la salud a los intereses económicos en juego. Pero ellos dijeron que "el lunes tengo que pagar aguinaldos, sueldos, todo. ¿Cómo hago si cierro el fin de semana?", aseveró Fabio D´Onofrio.

El intendente reiteró hoy que la emergencia fue declarada ayer luego de que los casos de gripe A, sospechosos y confirmados, pasaran de 17 a 33 en sólo 24 horas, al momento de tomar la medida. Al respecto, detalló que las personas afectadas, a las 13 de hoy, son: 3 en terapia intensiva de adultos, 2 embarazadas, 2 en terapia pediátrica, 10 casos en emergencia de adultos, 4 con neumonías bilaterales, 2 embarazadas con asistencia respiratoria mecánica en la unidad de terapia intensiva, 4 en clínica médica, 1 en ginecología, en pediatría 10 con bronquiolitis, 8 con neumonía y 1 con crisis asmática. En tanto, en cuidados intensivos pediátricos hay 2 pacientes con bronquiolitis.

Por otra parte, el Comité de crisis recomendó este mediodía cerrar a partir de hoy y por el término de 96 horas (desde hoy y hasta las 12 del lunes próximo) todos las escuelas, jardines maternales, centros de día, lugares de esparcimiento público que realicen actividades en espacios cerrados, restaurantes, cybers, cafetería, bares, peloteros, natatorios, gimnasios, cines, teatros, lugares religiosos como templos, lugares de juegos, clubes, reuniones barriales y salones de fiestas.

"Esperábamos que los comerciantes tomaran conciencia de lo que les está pasando hoy a los vecinos de la ciudad" dijo Eseverri apuntando al reclamo del sector. "Lo que está comprometido frente a esta enfermedad es la vida o la muerte de los habitantes de Olavarría y hay gente que está pretendiendo priorizar sus intereses comerciales en función de lo que es dejar de lado la salud pública de Olavarría" sentenció con dureza y advirtió que "no vamos a multar a ningún comercio sino que vamos a hacer las denuncias penales que prevé el artículo 205 del Código Penal que dice expresamente que será reprimido con prisión de 6 meses a dos años el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

Luego, el intendente reiteró dramáticamente que "las aglomeraciones de gente ponen en peligro la vida de un vecino de Olavarría. Esta es la dimensión del tema y no si un vecino de Olavarría gana un peso más o un peso menos".

En esa línea y respondiendo a las quejas de algunos comerciantes que adujeron que el bingo funcionó hasta las 8 de la mañana de hoy, aclaró que "el primer cierre que produjimos es el del bingo" y sostuvo que la intención es "explicarle a los comerciantes que se ven afectados por esta medida que esta en juego la vida o la muerte hasta de sus propios hijos".

El dramatismo del mensaje fue un intento de persuasión para con los comerciantes que siguen preocupados por mantener los gastos fijos sin ventas.

Comentá la nota