Un intendente recurrirá a la Justicia por atrasos en obras

El jefe comunal de Tandil, Miguel Lunghi, anticipó esa medida y denunció "presiones políticas".
El intendente de Tandil, Miguel Lunghi, anunció ayer que recurrirá a la Justicia para iniciar acciones contra el gobierno nacional por el atraso en la ejecución de casas populares del Plan Federal de Viviendas lanzado por la presidencia de la Nación; una situación que, dijo, obedece a motivos políticos y a su decisión de no "pasarse al kirchnerismo", según señaló.

El anuncio fue formulado por el propio jefe comunal -que milita en las filas del radicalismo-, en declaraciones periodísticas en las que además denunció que la administración de Cristina Kirchner "está ejerciendo una represión política".

El disparador de la polémica fue el retraso que se viene registrando en la ejecución y adjudicación de unas 200 viviendas que empezaron a construirse en un barrio popular conocido como "La Movediza" de esa ciudad. Días atrás, una cien familias de bajos recursos acompañadas por movimientos sociales ocuparon esas viviendas inconclusas y los terrenos destinados a la construcción de otras casas en esa zona.

La ocupación de las obras y de las tierras destinadas a las nuevas viviendas generó la inmediata reacción de Lunghi, quien dijo que denunciará al gobierno nacional ante la Justicia por "discriminación" y afirmó que el retraso en la ejecución del plan -que se sustenta con fondos del gobierno nacional- obedece a su resistencia a sumarse a las filas del kirchnerismo.

"Ahora comentan que estuve cerca de Kirchner o lejos de él, que tiro la pelota para arriba. Me pidieron dos veces que me pasara al kirchnerismo y dije absolutamente que no lo iba a hacer nunca", dijo ayer el jefe comunal.

LOS FONDOS DE LA POLEMICA

Sobre el retraso en los fondos, Lunghi detalló que el gobierno nacional "firmó el contrato en la Casa Rosada y se comprometió con 16 millones de pesos, pero pagó sólo dos certificados (de las obras). Tuve que hablar con un senador de Benito Juárez para que se moviera y cuando se enteraron de que habían salido (esos fondos) casi le arrancan la cabeza. Luego cortaron los pagos de los otros tres certificados sin motivo, porque la empresa cumplía en tiempo y forma".

En ese marco, denunció que poco antes de un acto realizado en el barrio mencionado para la adjudicación de un pequeño número de viviendas, desde la secretaría General de la Presidencia le exigieron que en su discurso mencionara "que el próximo presidente de la Nación iba a ser pingüino o pingüina", en alusión a Néstor y Cristina Kirchner.

"Les dije que sólo iba a agradecer en nombre del pueblo de Tandil que el ícono de la ciudad -la piedra movediza- estuviera nuevamente en el lugar, de donde se había caído hacía 94 años", agregó Lunghi, quien respecto de la ocupación de las casas de la Movediza, dijo que "hay una movida política de varios grupos, subidos a una necesidad cierta de gente humilde que no tiene trabajo, vive en la pobreza y necesita una casa".

En ese contexto, reiteró que "vamos a tratar de encontrarle una solución y no voy a hacer denuncia para un desalojo bajo ningún punto de vista, porque no creo en la represión y no soy represor".

Comentá la nota