El intendente recorrió las obras del nuevo puente que unirá los barrios José Hernández y Kennedy.

En la mañana de ayer Héctor Gutiérrez visitó este sector acompañado de funcionarios y vecinos teniendo en cuenta que los trabajos están en ejecución desde hace algunos días. Satisfacción de los vecinos por las tareas llevadas adelante en este proyecto que es uno de los más importantes de los últimos años. La vinculación de la zona es además un gran paso para evitar la circulación por la superposición de las rutas Nº 8/188.
El intendente Héctor Gutiérrez visitó ayer en horas de la mañana los trabajos que están en marcha para construir el nuevo puente que unirá los barrios José Hernández y Kennedy dentro del programa que contempla la vinculación de la ciudad a través de las vías de comunicación terrestre. En esta oportunidad, el jefe comunal llegó acompañado de funcionarios municipales, vecinos y candidatos a concejales de la Integración Pergaminense que recorrieron esta zona que ya muestra una fisonomía completamente diferente gracias a todas las obras que se ejecutan.

Héctor Gutiérrez

En diálogo con los medios de comunicación convocados, el titular del Ejecutivo destacó que "para todos es realmente un sueño poder estar en este lugar observando la construcción del puente", manifestó ayer el intendente y agregó que "muchos pensaban que esto era solamente una promesa electoral pero estamos demostrando lo contrario con los trabajos que se llevan adelante", señaló Héctor Gutiérrez mientras los vecinos observaban el despliegue de las maquinarias de la empresa Beton, firma que se adjudicó la licitación.

- ¿Qué sucederá con las obras complementarias?

- Estamos planificando todo lo que tiene que ver con tareas necesarias que se deben efectuar inmediatamente después de terminar el puente aunque, cabe informar, que muchas de ellas se llevarán adelante en el mismo momento que se construya este importante paso. Estamos muy satisfechos de poder unificar el plano urbano de la ciudad y también es para destacar la colaboración de los vecinos que siempre apoyaron para que el Municipio tome la determinación de hacer esta obra.

Los vecinos

Un grupo de vecinos que ayer estuvo acompañando a funcionarios de la Municipalidad hablaron con los medios de prensa de la ciudad y mostraron su felicidad. "Estamos contentos porque pensábamos que no se iba a construir este puente; estamos dispuestos a colaborar con lo que necesiten desde el Municipio y por tal motivo nos encontramos presentes en esta recorrida", dijo una de las señoras de barrio Kennedy que se acercó al lugar de los trabajos. "Hace años que reclamábamos la construcción de un paso para unir estos dos barrios y no podemos dejar de agradecerle a la Municipalidad por cumplir con lo que se había prometido; las máquinas ya están trabajando desde hace algunos días y solamente esperamos que se terminen las tareas para poder usar el puente", dijo un vecino que agregó "toda mi vida viví acá en José Hernández y por esto es importante para nosotros contar con esta obra", añadió.

Seguridad vial

"La superposición de rutas Nº 8 y 188 ha dado origen a numerosos reclamos ciudadanos, justificados por los múltiples conflictos que ocurren en el lugar, con graves consecuencias.

"Allí coexisten vehículos de gran porte, automóviles, biciclos, carros y peatones, con picos en los que colapsa la ruta por el intenso tránsito de camiones y/o colectivos de larga distancia.

"La consecuencia más directa de esta congestión vehicular es el alto nivel de siniestralidad. Con esta obra se espera disminuir el número de inconvenientes. La iniciativa se sumará a otras alternativas de solución que fueron planteadas por los vecinos, aspiración de mejoramiento que se verá completada con la construcción de la nueva autopista", se informó días atrás desde la Municipalidad de Pergamino.

"En paralelo, tanto las autoridades municipales como las que están abocadas a este trabajo en la concesionaria de la ruta, iniciaron las gestiones para adelantar las tareas de la construcción de la nueva traza de la autopista en la zona de influencia. Parte de esta gestión, sobre el Segundo Cruce, fue presentada el año pasado por el Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi) con el compromiso de ser incluidas y realizadas durante 2009.

"La construcción de la nueva autovía Nº 8 permitirá en el mediano plazo recategorizar todas las vías de circulación involucradas en este conflicto, integrándolas como avenidas urbanas y/o accesos y aliviará el flujo de tránsito pasante, pero no ha de solucionar el conflicto intrabarrial derivado de la falta de integración y movilidad que produce el arroyo Pergamino entre los barrios José Hernández, Virgen de Guadalupe, Kennedy y el Parque Industrial", agregaron en la mañana de ayer mediante un informe.

Proyecto

La construcción del puente vehicular y peatonal sobre el arroyo Pergamino implicará una serie de mejoras adyacentes que favorecerán a los vecinos de dichos barrios y les brindará una mejor calidad de vida: "Con este proyecto, además se busca prever los accesos alternativos al sector desde la futura traza de la autovía Nº 8 para evitar las consecuencias no deseadas. Esto quiere decir que tenemos que adecuar algunas calles internas de los barrios, su señalización y la construcción de ciclovías sobre calles colectoras y sobre los laterales de ruta Nº 32 entre el Segundo Cruce y Parque Industrial y también en la intersección frente a la Escuela Agrotécnica", subrayó el arquitecto Salauati secretario de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos en la mañana de ayer.

Muy peligroso

Una vez más genera inconvenientes en todos los vecinos el incesante tráfico vehicular que se registra constantemente en la ruta nacional Nº 8, especialmente en el tramo de su superposición con la ruta Nº 188, a la altura de Mazzei y el puente del Arroyo. El paso continuo de unidades móviles de gran porte es alarmante y dificulta a los moradores de la zona en su vida cotidiana, ya que se torna imposible cruzar la carretera debido a la alta velocidad con la cual se circula obviando los controles viales que regulan el paso.

Diariamente transitan en esa cinta asfáltica un número importante de camiones y la necesidad de contar con la autovía en la ruta nacional Nº 8 se confirma con el pedido de los pergaminenses que se enfrentan al riesgo cada vez que intentan cruzarla.

En determinados horarios es prácticamente imposible pasar por esta carretera, a la vez que el semáforo instalado en la esquina de Carpani Costa en varias ocasiones no es respetado por los transportistas.

Las complicaciones se producen a toda hora porque los que circulan lo hacen a velocidades superiores a las establecidas, olvidando que la ruta ha quedado ubicada en el radio urbano.

Con relación a esto, se acrecentó la presencia de efectivos de la Policía Vial que disponen operativos en la zona, a la vez que estas fuerzas de seguridad han pedido al Municipio que se modifique el mecanismo de los semáforos para que funcionen en intermitente.

La odisea de transitar

Es realmente una peripecia cruzar Pergamino por determinados sectores de la traza actual de la ruta Nº 8. Desde la intersección de esta carretera nacional y la avenida Illia, hasta aproximadamente unos metros antes de La Rural, el tiempo que se demoró ayer no fue menor a los cuarenta minutos.

La demora fue tal que quienes conocen la ciudad, debieron tomar caminos alternativos por las calles de los barrios cercanos a la carretera. Respecto del elevado tránsito vehicular por la arteria, tanto los transportistas como los choferes de micros de larga distancia han manifestado su disconformidad porque el tiempo que pierden en pasar por este lugar complica los horarios previamente establecidos por las empresas para las cuales ellos prestan el servicio.

Frente a este cuadro de situación la realidad indica que no se puede hacer absolutamente más nada hasta tanto no se cuente con la autovía que unirá las ciudades de Pilar y Pergamino.

Comentá la nota