El intendente no quiere cerrar el cabaret y vetará la ordenanza

(Lonquimay) - Los concejales de Lonquimay tratarán mañana en la sesión ordinaria de esta semana el proyecto de ordenanza por el cual se prohíbe la instalación de locales de diversión nocturna, como cabarets y whiskerías. El intendente Rogers (PJ) dijo que, si el CD aprueba esa legislación, la vetará.
A fines de julio, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia envió una copia de la iniciativa adoptada en Santa Rosa -donde ya no se habilita a ese tipo de locales- a los cuerpos deliberativos de todas las localidades y los instó a seguir los pasos de la capital, algo que ya hicieron varios municipios.

El tratamiento del proyecto se realizará mañana, apenas horas después que tomara estado público el caso de una joven de 24 años, oriunda de Santiago del Estero, quien denunció ante un periódico de su provincia que logró "escapar de ese prostíbulo" (la whiskería lonquimayense "Good Night") tras haber sido obligada a prostituirse.

En diálogo con LA ARENA el jefe comunal, Luis Rogers, quien se opone al cierre este tipo de locales, dijo: "Si los concejales aprueban la ordenanza, la voy a vetar. A mí Rubén Funes (secretario de DDHH de la provincia) no me va a decir lo que tengo que hacer en la localidad. Nosotros tenemos autonomía y del funcionamiento de los locales nocturnos nos ocupamos el intendente y los concejales".

Lugar de "contención".

Rogers fundamentó la negativa de cerrar la whiskería local, situada a la vera de la ruta nacional 5, a pocos metros del acceso asfaltado al pueblo, por entender que es un lugar de "contención, principalmente para transportistas, viajantes y jóvenes".

"Con el funcionamiento de la whiskería, según me asesoré con la Policía, se hace más fácil el control. Pero con la clausura de ese sitio puede dar lugar a la creación de alguno clandestino que no va a tener control de sanidad. Además, al no ser libre para el público, puede aparecer el tráfico de drogas", disparó Rogers.

Esos argumentos había esgrimido hace algunas semanas el comisario Hugo Benvenuto, entonces subjefe de la Unidad Regional I, quien abogaba por mantener abiertas las whiskerías. Aquellas declaraciones generaron una polémica que significó, para el uniformado, su retiro anticipado de la fuerza, si bien esgrimió razones personales. Este sábado, LA ARENA reveló que el policía era cuñado de una mujer que sería la propietaria de un cabaret de General Acha.

Sin número.

Por último el intendente aseguró que los ediles "no van a aprobar" la ordenanza. "Hablé con cuatro de ellos y ninguno me expresó estar de acuerdo con cerrar la whiskería", reveló. Esta postura del mandatario, por el cual el CD no daría lugar a la clausura de ese lugar, coincide con la opinión que brindó a esta corresponsalía la presidenta del Concejo, Ana Weigum.

Los concejales con los que habría hablado el intendente son: los dos oficialistas (del bloque del PJ) y los dos opositores (uno de la Junta Vecinal y otro del Frepam). Paradójicamente, con la única concejala que no habría dialogado Rogers es con Nelli Pensotti (PJ), la viceintendenta.

Comentá la nota