El intendente negoció y los municipales levantaron el paro

Después de dos días sin realizar barrido ni recolección de residuos, Fesimubo decidió levantar el paro, luego de reunirse en horas de la medianoche con el intendente Arrieta y firmar un acta acuerdo.
Arrieta finalmente accedió a negociar con los sindicalistas en medio de una medida de fuerza, algo que el oficialismo había tratado de evitar a toda costa. Varios operadores del intendente, entre ellos el presidente del Concejo, Fernando Kuri, habían insistido en declaraciones realizadas en varios medios que no estaban dispuestos a sentarse mientras se mantuviera el paro.

El propio Arrieta había dicho el martes –en un tono muy diferente del de hoy- que la única forma de dialogar con los hermanos Suárez sería en el marco de una discusión pública, con testigos presenciales de por medio. La reunión, finalmente, se produjo en horas de la medianoche, y finalizó alrededor de las dos de la mañana, con la firma de un acta acuerdo.

Además de haber retornado al diálogo, el Ejecutivo accedió a varios de los reclamos que hacía Fesimubo: se comprometió a promover la sanción de un nuevo nomenclador de cargos, al pago de algunas bonificaciones atrasadas, a pagar un porcentaje de la cápita por la atención del Pami a los no profesionales del hospital, y a empezar a pasar empleados contratados a la planta permanente. Nada se dijo respecto de la restitución de la bonificación de 300 pesos que reclamaba también Fesimubo.

Arrieta –que ayer salió junto a Marisa Fassi y varios funcionarios, concejales y consejeros escolares a recolectar residuos- agradeció el apoyo de su gabinete, y a "la comunidad de Cañuelas, por el respaldo que sentimos". Dijo que la medida se había tomado para que la comunidad "no sintiera un retroceso", y para evitar "volver al estado de semianarquía que se vivió en Cañuelas desde el 2001".

Lejos del tono crítico y combativo del martes, Arrieta se mostró hoy mucho más conciliador para con el sindicato, y dijo que en todo momento intentó "evitar un enfrentamiento entre empleados municipales". Elogió el trabajo de los recolectores y se mostró en contra de un titular de La información on line que indicaba que la medida de salir a recolectar residuos había sido una forma de subir la apuesta en el conflicto: "nosotros no apostamos con los trabajadores municipales", dijo, y sostuvo que el único objetivo de la medida fue "cumplir con el compromiso que tenemos con la comunidad".

De todos modos, insistió en que el paro "fue un error" de los sindicalistas, aunque concedió en que "lo consideramos como un fracaso de algo, tenemos que hacer un esfuerzo para dialogar, y hemos retrocedido algunos escalones".

Comentá la nota