Ex intendente Miguel Mañana sería la última audiencia del juicio oral

En el marco del juicio oral que se le sigue al ex intendente Abel Miguel, acusado de los delitos de enriquecimiento ilícito, incumplimiento de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos y omisión de presentación de declaración jurada, entre otros hechos, mañana es el turno de la defensa del actual legislador, doctor Darío De Ciervo, para alegar sobre dos hechos (5 y 6): malversación culposa de caudales, y por cargos impuestos y sentencias dictadas por el Tribunal de Cuentas.
El inicio de la audiencia está previsto para las 9.30.

En su anterior intervención, el defensor de Miguel había sostenido que las acusaciones del fiscal de juicio Angel Quidiello por los cargos de incumplimiento de los deberes de funcionario público son "defectuosas", ya que resulta "un grave error" encuadrar como delito penal a "meras sanciones administrativas".

Criticó con dureza las denuncias del principal damnificado, Carlos Benítez, y del representante del Ministerio Público, en tanto que solicitó la libre absolución para su defendido.

El abogado ratificó que "se está intentando transvasar el derecho administrativo al derecho penal", situación que tildó de "violatoria del principio de legalidad".

"La mayoría de los cargos y multas -por incumplimiento de las normas municipales- que se le aplican al intendente son solidarias porque prevé la Ley Orgánica que es el jefe máximo", expresó De Ciervo, y agregó que "en la mayoría de los hechos que terminan en sanciones administrativas, la responsabilidad directa es generalmente de un funcionario que puede ser el contador municipal, el tesorero o el jefe de compras".

"Estamos en un terreno donde en vez de aplicar el derecho penal de ‘acto’, estamos volviendo al derecho de ‘autor’ del nacionalsocialismo. Es imposible considerar que la responsabilidad se pueda transvasar de esta manera desde al ámbito administrativo al ámbito penal sin las garantías de defensa en juicio y sin las garantías del debido proceso", puntualizó. Y pidió la libre absolución de su defendido.

En principio, sería ésta la última audiencia, aunque es potestad del Tribunal Oral establecer si se convoca a otra. De ahí, los jueces cuentan con cinco días hábiles para dictar el fallo, más otro periodo de prórroga si lo consideran necesario.

Comentá la nota