El intendente Lunghi abrió todas sus secretarías a las propuestas del PJ

Ayer el Ejecutivo radical recibió al Consejo Partidario peronista en el despacho oficial. Hablaron de un "trabajo conjunto" en temas de salud y presupuesto. El mutualista redujo los alcances del encuentro a la esfera "institucional" del partido.
La ronda de diálogo comenzó minutos después de las 11. Por primera vez, el Partido Justicialista como institución, con sus feroces internas a cuestas, fue recibido por el intendente radical en su despacho.

Miguel Lunghi esperó a Raúl Escudero, presidente del partido, y al vice Alberto Arozarena, sentado junto a los miembros de su gabinete.

La audiencia, solicitada por el Justicialismo local, finalmente se hizo realidad en el marco de un período post eleccionario donde el país entrega todos los días fotografías de oficialismo y oposición en tren de conversaciones. Y Tandil replicó la suya.

Lunghi, fiel a su estilo, trató de descontracturar el cónclave de entrada, pasándole factura al mutualista porque no le atendía el teléfono para concertar fecha, horario y temas de la reunión. "Estabas en Azucena que no tenías señal", le preguntó en broma el jefe comunal.

Lo cierto es que, en primer término, el intendente propuso charlar a "agenda abierta". No sin antes reiterar la exposición en power point que se había exhibido en conferencia de prensa, esta vez, frente a la oposición. El objetivo de la UCR, bajo la figura de Matías Civale (titular de Economía y Finanzas) fue marcar la cancha sobre los límites presupuestarios, la caída de la coparticipación provincial y la baja en la recaudación en el sector comercial, para justificar, una vez más, los recortes en varias áreas de Gobierno.

Entre tanto, los presentes aseguraron que hubo contrapuntos altisonantes entre funcionarios y justicialistas, párrafos "eufóricos", que luego dieron paso a un intercambio de ideas más ameno.

ACERCAMIENTO PARCIAL

Concluida la "cumbre" política local, Escudero enfrentó a los medios de prensa procurando instalarse en el centro de la escena justicialista serrana, tras una derrota en las urnas que profundizó la puja intestina. De hecho, sus críticos del peronismo no tardaron en negarle representatividad a la reunión con el intendente.

De todos modos, el mutualista se mostró entusiasmado por el acercamiento con el Gobierno radical, y dijo que el diálogo, lejos de terminar allí, se repetirá en forma regular. "Planeamos avanzar en temas de Estado, como el presupuesto y la salud", resumió Escudero.

El también edil, de todos modos, aclaró que las coincidencias con el oficialismo tienen sus límites. "Seguiremos dando discusión política en el Concejo Deliberante y otros ámbitos de debate", añadió para mantener distancia de la UCR.

Para Escudero, ayer comenzó un diálogo que "va a continuar, trabajaremos en forma conjunta con el Ejecutivo en varios temas", manifestó.

Tras tocar los asuntos que hacen a las arcas comunales, la caída de la coparticipación y la baja de la actividad comercial –"no es que la Provincia faltó al compromiso, sino que manda menos dinero porque recauda menos", opinó-, el mutualista se mostró motivado por colaborar con un viejo proyecto lunghista: el seguro municipal de salud. Además, plantearon la necesidad de mejorar la prestación en determinadas especialidades dentro del Hospital Municipal "Ramón Santamarina", para que "no sólo accedan los vecinos carenciados sino también expandir el servicio a las prepagas".

"Lunghi nos comunicó que abrirá todas las secretarias a los proyectos del PJ", elogió el dirigente peronista.

Sobre la no convocatoria a la oposición legislativa, Escudero destacó que "nosotros vinimos como miembros del Consejo del Partido, el HCD tiene sus propias instancias para mantener contactos con el Gobierno", concluyó.

Comentá la nota