Intendente Gutiérrez al frente de una marcha al reclamar justicia por el asesinato de su hermano en 1994

Familiares y amigos del comisario Jorge Omar Gutiérrez marcharon en La Plata para pedir justicia y evitar el cierre de la causa.
El intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, junto a los hijos y la esposa del policía asesinado se reunieron con la jueza de la causa y destacó que la Cámara "ordenó a la magistrado que profundizara la investigación y que citara a indagatoria a los que consideramos responsables del asesinato de mi hermano".

Encabezados por el intendente de Quilmes, familiares y amigos del Comisario mayor Jorge Omar Gutiérrez se manifestaron este miércoles en la puerta de los Tribunales Penales de La Plata para pedir que no se cierre la causa en la que se investiga el asesinato del ex policía, ocurrido mientras investigaba la causa de la Aduana Paralela, el 29 de agosto de 1994.

"Estamos hace 15 años luchando por esta causa que además de lo familiar, tiene que ver con muchas cosas que vive hoy la Argentina, como la droga, el narcotráfico, y las mafias que día a día están en nuestro país. Hace más de diez años que estamos siguiendo la causa e intimando a que el gobierno argentino, mas allá de quien esté, para que renueve la investigación y profundice el esclarecimiento de este asesinato y de todos los asesinatos que tienen conexión directa con esta causa", aseguró Gutiérrez tras reunirse con la jueza Marcela Garmendia.

"Hoy estamos aquí presentes porque en pocos días podría prescribir la causa. Hemos presentado notas a la Justicia y a la jueza Garmendia, quien no ha tenido la actitud de llevar adelante la causa con vocación. Sin embargo, la Cámara ordenó ayer a la jueza que profundizara la investigación y que en el día de hoy citara a indagatoria a los que consideramos responsables del asesinato de mi hermano", aseguró el Barba y agregó que "Ojalá que a partir de ahora iniciemos el camino del esclarecimiento del asesinato de mi hermano y de tantos otros. La Cámara se mostró a favor de que lo que nosotros decimos y vamos a ir encontrando todos los elementos de prueba para esclarecer el caso para saber quienes son los responsables del asesinato, y de lo que ellos se propusieron en este país que es el trafico de drogas. Esperamos que la Justicia avance y se comprometa en serio con la causa".

Crimen por la aduana paralela

Jorge Gutiérrez, casado y padre de tres hijos, fue asesinado de un disparo en la nuca el 29 de agosto de 1994, cuando viajaba en un tren de la ex línea Roca en dirección hacia su casa de Quilmes. Al momento del crimen, Gutiérrez, quien se desempeñaba en la comisaría 2da. de Avellaneda, investigaba la presunta existencia de un cargamento de droga ingresado al país de contrabando a través de la llamada "Aduana Paralela" en un depósito fiscal de Avellaneda.

Cuando encontraron el cadáver, Gutiérrez tenía puesto su uniforme reglamentario, su pistola reglamentaria, la chapa identificatoria, un portafolio, un anillo y una cadena de oro. Poco después del homicidio, el 23 de setiembre de 1994, fue detenido el policía de la Federal Alejandro Daniel "Chiquito" Santillán, señalado por testigos que viajaban en el convoy, como el presunto autor del disparo que provocó la muerte de Gutiérrez. Al policía lo acompañaba otro efectivo, apodado "Colorado", quien nunca fue buscado por los investigadores.

En 1996, Santillán fue condenado a reclusión perpetua por el juez de la Plata Guillermo Atencio, pero tras permanecer dos años detenido recuperó la libertad, ya que la Cámara Federal de esa ciudad lo absolvió por "dudas insalvables" sobre su culpabilidad. Los familiares de Gutiérrez recurrieron a la CIDH con el apoyo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el 20 de febrero de 2003, el organismo consideró "admisible" el estudio del caso.

Comentá la nota