Intendente de General Pico consolidó su poder territorial

El intendente piquense salió fortalecido en lo político luego del claro triunfo del domingo. Para el vernismo, la buena gestión municipal colaboró en el volumen total de sufragios. Sigue el silencio de Carlos Verna.
Después de los resultados del 28 de junio, muchas miradas del justicialismo pampeano están puestas en General Pico, la ciudad donde el comportamiento electoral permitió al oficialismo alcanzar la ajustada victoria en el total de la provincia.

El intendente, Jorge Tebes, atribuyó al porcentaje conseguido -que rozó el 50 por ciento- y la distancia con la segunda fuerza política de más de 20 puntos, a la figura de Carlos Verna y su trayectoria ligada a la ciudad. "Verna fue un intendente muy reconocido que trabó una fuerte relación con los vecinos, que luego se afianzó durante los años en que fue senador nacional y con su labor en la gobernación", dijo Tebes al tratar de explicar el voto en la ciudad.

Aunque no lo mencione, no fueron pocos los vernistas que aseguran que la gestión municipal de Tebes fue "determinante" para ayudar a traccionar los sufragios necesarios para ganar la provincia.

"Su imagen es alta en General Pico y tiene bajo control el municipio. Con una gestión desfavorable, habríamos perdido muchos votantes y el triunfo general en La Pampa hubiera estado fuertemente comprometido", dijo una fuente cercana a Carlos Verna al evaluar la incidencia local en el votante.

Para Tebes, el resultado general fue muy bueno. "Teníamos por delante varios factores negativos: un escenario nacional desfavorable y una crisis que golpea los bolsillos. A eso se le sumó una sequía en la provincia tremenda, que afecta la economía en forma directa o indirecta en los pampeanos. A pesar de ello, obtuvimos un 38 por ciento de los votos en La Pampa, en una elección de medio término que siempre son complicadas para el que gobierna", indicó el intendente piquense al analizar el resultado electoral. Desde su óptica, otra complicación era la inédita cantidad de listas que se presentaron en la elección legislativa.

Díscolos.

Para el intendente piquense hay que realizar una "tarea de recomposición desde los afiliados" en relación a los que participaron de otras opciones electorales con matriz justicialista. Para los dirigentes que encabezaron esas movidas dejó entrever que el tema debe ser debatido en un congreso partidario. Tebes se mostró en todo momento más contemporizador con respecto a los justicialistas díscolos, en comparación con las voces de la Línea Plural que son implacables en el retorno partidario. Pero para el piquense, parece existir un único límite a no traspasar: Juan Carlos Tierno. "Soy un hombre que cree en forma permanente en dialogo, ya sea en cuestiones de gestión municipal o partidarias", afirmó.

"Nuestra tarea está puesta en realizar la mejor gestión municipal posible y eso se construye día a día para alcanzar los objetivos que nos propusimos cuando asumimos", aseguró Tebes. El intendente piquense esquiva cualquier referencia sobre su futuro político, cuando no son pocas las voces que después del domingo lo ubican entre los dirigentes justicialistas que salieron fortalecidos después del domingo electoral. Para el vernismo, Tebes pasó a ser una pieza fundamental en el juego del ajedrez político y, si no hay tropiezos en su actuación municipal, puede pasar a ser uno de los elegidos en la próxima pelea electoral, que por los tiempos acelerados tanto de oficialistas como de opositores parece estar a la vuelta de la esquina.

Comentá la nota