El Intendente echó a los dos Capitanes y dos efectivos

Si bien recién ayer salió a luz la información, el pasado lunes el Intendente tomó la decisión de pedirles a los Capitanes de la Policía Comunal Carlos Cotelo y Pablo Gallardo que soliciten su traslado.
La relación entre el Intendente y los encargados de la seguridad de nuestro pueblo se había deteriorado tras el intento de robo sufrido por el Jefe Comunal en su domicilio, el que -si bien los funcionarios policiales aseguran que se ha individualizado a los autores- no tiene aún detenidos.

"La relación no era como un embarazo deseado" admitió a nuestro medio el Capitán Carlos Cotelo tras conocerse la noticia.

Cotelo asumió como Jefe Distrital de la Policía Comunal el 18 de noviembre del 2004, después que una denuncia de efectivos policiales destituyera al ex Comisario Aníbal Mateo Guardia, a quien se menciona ahora como posible Coordinador de la Policía Comunal.

En aquella oportunidad, el Jefe Regional de Azul Comisario Mayor Carlos Bueza decidió destituir a Guardia e instruir una causa por cohecho en su contra.

El Intendente resistió esta medida e incluso testimonió a favor del ex Comisario ante Asuntos Internos y la Justicia Penal.

Meses antes de ese episodio, Cotelo revistaba dentro de la Seccional Rauch y había sido trasladado a Azul a pedido de Guardia.

Algunos meses después, el Intendente anunciaba con entusiasmo la incorporación del Capitán Pablo Gallardo, quien se había desempeñado en Investigaciones.

Sin embargo, en los últimos meses hubo cuestionamientos de la sociedad en materia de seguridad y, tras el mencionado intento de robo, el Intendente viajó a La Plata para gestionar la remoción de la cabeza de la planta policial.

"El lunes nos comunicó en su despacho su decisión. Le pedimos que nos diga porqué razones la había tomado, pero nos manifestó que se lo guardaba." relató Cotelo. En esa oportunidad, también el Intendente Ugarte pidió el traslado de otros dos efectivos policiales.

La relación venía deteriorándose a raíz de los malos tratos al personal y el incumplimiento de algunas promesas, como la adjudicación de viviendas al personal policial, y las dificultades para disponer de repuestos para los móviles e insumos básicos como combustible.

"Nunca supe los términos exactos del acuerdo con la Policía Comunal. De acuerdo al protocolo, a Rauch le corresponden $ 200.000.-" dijo Cotelo.

Hubo episodios ofensivos para el personal, como una noche, cuando el Intendente ingresó sin pedir permiso al departamento del Oficial de Guardia -durante un fin de semana- y fue descubierto mientras tocaba la cama para comprobar si estaba caliente.

Poco tiempo atrás, había pedido una "academia" (una reunión con todo el personal), y había insultado y maltratado a varios efectivos, algunos de los cuales pidieron el traslado a otras dependencias.

Las diferencias no pasaban sólo por el trato. Se conoce que también existían cortocircuitos en referencia a los procedimientos que se relacionaban con temas espinosos como la Prostitución y el Juego.

Hubo varios procedimientos -que terminaron con causas penales y contravencionales- a comercios donde se ejerce la prostitución y cuya habilitación está seriamente cuestionada.

Lo extraño de todo esto es que aún no se conoce el nombre de los reemplazantes de Cotelo y Gallardo.

Esta es una decisión que deberá tomar el Jefe de la Departamental Tandil en los próximos días. Mientras tanto, Cotelo seguirá a cargo, mientras que Gallardo ya habría solicitado su traslado a otra seccional.

En tanto el Capitán Cotelo, que es nativo de Rauch y vive con su familia en esta ciudad, estudia su próximo destino "Tengo ofrecimientos de colegas de tres municipios distintos que me pidieron que vaya con ellos, pero aún no lo he decidido"

Comentá la nota