Un intendente desobedece a la Justicia de Córdoba y San Luis

Se trata de Normando Tavecchio, de La Punilla. Acaba de ser procesado por desobediencia a la autoridad. En 2001, le ordenaron que le pague una indemnización a una vecina de Mackenna por la muerte de su esposo en un accidente laboral, pero el mandatario se niega a cumplir con la ley
Lo co­no­cen con el so­bre­nom­bre de "Chi­qui­to", tie­ne 63 años y es­tá cum­plien­do su se­gun­do man­da­to co­mo in­ten­den­te de La Pu­ni­lla, un pa­ra­je pun­ta­no de 650 al­mas, en el lí­mi­te con la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

Pe­ro an­tes de ser in­ten­den­te, Nor­man­do Ta­vec­chio era el pa­na­de­ro del pue­blo y la ma­ña­na del 29 de mar­zo de 1996 se de­sa­yu­nó con la trá­gi­ca no­ti­cia de que uno de los em­plea­dos que te­nía en ne­gro ha­bía muer­to en un ac­ci­den­te cuan­do via­ja­ba en bi­ci­cle­ta, des­de Achi­ras a la pa­na­de­ría "La Cle­lia".

Su pri­me­ra reac­ción fue ne­gar to­do vín­cu­lo la­bo­ral con el in­for­tu­na­do peón, Al­do En­ri­que To­le­do, de 37 años. Pe­ro la viu­da de To­le­do lo­gró de­mos­trar en los tri­bu­na­les de Río Cuar­to no só­lo que Ta­vec­chio era el pa­trón de su es­po­so si­no que, ade­más, ella tenía derecho a que le abo­nara una in­dem­ni­za­ción por­que el ayu­dan­te de pa­na­de­ro mu­rió en un ac­ci­den­te la­bo­ral "in iti­ne­re"; es de­cir, cuan­do via­ja­ba a cum­plir con sus ta­reas.

Así lo or­de­nó el 25 de oc­tu­bre de 2001 la Sen­ten­cia 129 de la Cá­ma­ra del Tra­ba­jo de Río Cuar­to, pe­ro lo inex­pli­ca­ble es que, ocho años des­pués, Ta­vec­chio si­gue re­sis­tién­do­se a cum­plir con la Jus­ti­cia, y ni si­quie­ra se mo­les­ta en res­pon­der las in­ti­ma­cio­nes que lle­gan has­ta su des­pa­cho mu­ni­ci­pal.

Pa­ra po­der efec­ti­vi­zar la me­di­da, se gi­ra­ron los an­te­ce­den­tes al Po­der Ju­di­cial de San Luis, pe­ro eso no me­jo­ró las co­sas: Ta­vec­chio si­guió ig­no­ran­do la or­den de em­bar­gar su suel­do y el de su es­po­sa Li­lia­na Du­bi­ni, quien es em­plea­da de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Pu­ni­lla.

Co­mo si se tra­ta­ra de una cu­rio­sa bro­ma que que­da en fa­mi­lia, quien re­ci­bió y fir­mó ca­da una de las notificaciones ju­di­cia­les es la se­cre­ta­ria de Go­bier­no, Pa­tri­cia Du­bi­ni, cu­ña­da del in­ten­den­te. Eso sí, de lle­var­las a la prác­ti­ca, na­da.

Por eso, el Juz­ga­do Co­rrec­cio­nal y Con­tra­ven­cional nú­me­ro 2 de Vi­lla Mer­ce­des aca­ba de pro­ce­sar al dís­co­lo man­da­ta­rio por el pre­sun­to de­li­to de de­so­be­dien­cia a la au­to­ri­dad.

El 12 de no­viem­bre úl­ti­mo, la jue­za Mart­ha Va­lli­ca San Mar­tín de Fi­ga­ri se­ña­ló en su Au­to In­ter­lo­cu­to­rio 763 que Ta­vec­chio "no so­la­men­te de­so­be­de­ció la or­den de tra­bar el em­bar­go si­no que tam­po­co res­pon­dió cuan­do se lo in­ti­mó a que die­ra ra­zón del in­cum­pli­mien­to, por lo que su con­duc­ta de­be en­cua­drar­se pri­ma fa­cie en el de­li­to de de­so­be­dien­cia a la au­to­ri­dad".

Exasperante demora

En 2001, lo que el in­ten­den­te de­bía abo­nar­le a la viu­da de To­le­do, Gra­cie­la Ro­drí­guez, eran 33.047,32 pe­sos. Seis años des­pués, la ci­fra ya ha­bía tre­pa­do a 60.097, 41, pe­ro ese mon­to nue­va­men­te que­dó de­sac­tua­li­za­do.

"Mu­chas ve­ces me pre­gun­to de qué sir­ve ha­ber ga­na­do el jui­cio o que la Jus­ti­cia te dé la ra­zón si des­pués no pue­de ha­cer cum­plir lo que ella misma ordena", re­fle­xio­nó la mu­jer que des­de la muer­te de su ma­ri­do se ra­di­có en Vi­cu­ña Mac­ken­na jun­to con sus dos hi­jos.

Si la cau­sa se man­tu­vo en pie to­dos es­tos años se de­bió a su te­na­ci­dad. "Mi hi­jo me di­ce aflo­já un po­co ma­má, pe­ro no voy a des­can­sar has­ta que se haga justicia. No ten­go na­da, mi hi­jo mayor tu­vo que pa­gar­se la uni­ver­si­dad con su es­fuer­zo, por lo me­nos quie­ro de­jar­les lo que les co­rres­pon­de", di­jo Ro­drí­guez.

Con una leve son­ri­sa, co­men­tó a PUN­TAL: "Só­lo me fal­ta ha­blar con el Pa­pa", por­que ade­más de los in­nu­me­ra­bles via­jes a los tri­bu­na­les de las dos pro­vin­cias, ella ape­ló a la sen­si­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos y re­dac­tó una car­ta di­ri­gi­da al go­ber­na­dor de San Luis, Al­ber­to Ro­drí­guez Saá y otra a la Pre­si­den­ta de la Na­ción.

La res­pues­ta, en am­bos ca­sos, fue bas­tan­te de­cep­cio­nan­te: el Go­bier­no pun­ta­no di­jo que ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta pue­de in­mis­cuir­se en los do­mi­nios de la Jus­ti­cia y, des­de la Ca­sa Ro­sa­da, la úni­ca evi­den­cia que tu­vo de la re­cep­ción de su car­ta, fue una sa­lu­ta­ción na­vi­de­ña de Cris­ti­na Kirch­ner, a fi­nes del año pa­sa­do.

Un accidente con varios cabos sueltos

La vie­ja fo­to fa­mi­liar mues­tra a Al­do En­ri­que To­le­do jun­to con sus hi­jos. Era ayu­dan­te de pa­na­de­ría y mu­rió la ma­dru­ga­da del 26 de mar­zo de 1996 cuan­do pe­da­lea­ba ha­cia su tra­ba­jo por la ru­ta 30, des­de Achi­ras a La Pu­ni­lla.

Nun­ca que­dó cla­ro si quien lo atro­pe­lló iba en au­to o en un ca­mión, su cuer­po que­dó ten­di­do en la ban­qui­na y quien lo lle­vó por de­lan­te no se de­tu­vo.

La Jus­ti­cia no pu­do es­cla­re­cer el he­cho y na­die re­sul­tó im­pu­ta­do de homicidio culposo. Só­lo pu­die­ron de­ter­mi­nar que Al­do iba rum­bo a la pa­na­de­ría La Cle­lia.

Los ni­ños de la fo­to, hoy tie­nen 21 y 17 años y si­guen sin ob­te­ner el re­sar­ci­mien­to por la muer­te de su pa­dre

Comentá la nota