El intendente define su política tributaria para el 2009

Aseveró que no aumentará o creará nuevos impuestos y también se mostró cauto a la hora de elevar la valuación fiscal de los inmuebles. Pero aseguró que obligará que paguen los que fueron exceptuados, como “colegios privados y canchas de polo”.
La crisis económica mundial, que ya ha empezado a mostrar sus coletazos en el país e incluso en Pilar, ha obligado a redefinir la política tributara del gobierno municipal de cara al año que viene.

En ese sentido, el intendente Humberto Zúccaro ha tenido que rechazar de plano la creación de nuevos impuestos o el aumento de los existentes, incluso si se trata de elevar el monto de la mano de la actualización de los valores fiscales de las viviendas.

“No voy a largarme a querer aumentar las tasas o crear un impuesto hacia la gente porque el bolsillo de ellos sigue siendo uno solo. Por un lado tienen la intimación de la AFIP y de Montoya 8Santiago, titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires) y si a eso le agregamos querer aumentar los impuestos desde el Municipio, me parece una barbaridad”, analizó Zúccaro.

Ante el panorama sombrío que el intendente teme que se abra en los próximos meses, avisó que lo primero que se resentirá será la obra pública, pero que no habrá despidos de personal, o disminuirá la capacidad de trabajo de áreas claves como Salud, y Educación.

“Si hay que hacer recortes hay que pensar en frenar la obra pública, pero no cortar áreas importantes como la de salud, educación y seguridad. A veces yo veo como los concejales debaten sobre algunos impuestos a crear (por la Tasa de Seguridad) y uno tiene que tratar de saber que a todos nos gusta recaudar más y hacer dos cuadras más de asfalto, pero no sabemos como va a terminar la crisis que afecta a todo el mundo, el país, la provincia y el distrito”, rechazó.

Pero si bien por un lado el intendente aseguró que no creará nuevas tasas, por otro lado buscará compensar y seguir aumentando el ritmo de la recaudación yendo detrás de aquellos que, dijo, “fueron exceptuados en su momento pero pueden pagar”.

“Sí voy a evaluar a aquellos lugares en los que todavía no se cobra como colegios privados de gran porte que cobran más de 400 pesos o no hacer excepción sobre una cancha de polo. Hay que ajustar a la gente que realmente puede pagar, pero no la clase media”, insistió.

El presupuesto para el año que viene, que por estas horas llegará al Concejo Deliberante, rondará los 240 millones de pesos, con un ritmo de crecimiento mayor al 300%, cuando en el 2003 era de 77 millones de pesos.

¿Otra postura?

El intendente aseguró que no tocará el bolsillo del contribuyente común, aunque sí irá por aquellos grandes contribuyentes que no pagan y podrían hacerlo.

E incluso ya puso su lupa sobre dos rubros. Uno es el de los colegios privados, muchos escudados bajo la figura de entidades de bien público o fundaciones, lo que les permite eludir el pago de los impuestos. Y también mencionó a las canchas de polo, que también fueron exceptuadas del pago.

Este año el Municipio condonó la deuda de la Universidad del Salvador (por más de 100 mil pesos) y eximió al pago de los impuestos a la Asociación Argentina de Polo, por terrenos y edificaciones que se encuentran en una de la zonas más caras de Pilar, en donde se erige el fastuoso Castillo Pando Carabassa.

¿El Municipio cambió de postura o la mirada de Zúccaro pasará por alto a estos dos grandes grupos?

Comentá la nota