El intendente confirmó que habrá cambios en el Gabinete municipal

Omar Perotti aseguró, el pasado jueves, que está estudiando la futura composición del grupo de colaboradores que lo acompañará en lo resta de su gestión al frente del Palacio Municipal. En este marco, el jefe del Ejecutivo local, ratificó que se producirán modificaciones dentro del Gobierno municipal y admitió que eso implicará cambiar el organigrama actualmente en vigencia.
El intendente Omar Perotti confirmó, el pasado jueves, que está estudiando la futura composición de su gabinete. En ese marco, el jefe del Ejecutivo local ratificó que "habrá cambios de personas y de funciones" dentro del Gobierno municipal, y admitió que eso implicará cambiar el organigrama actualmente en vigencia.

Perotti formuló declaraciones radiales el último día del año, antes de hacer una recorrida por distintas instalaciones del municipio para saludar al personal con motivo de finalizar el 2009. En el programa Red Urbana, que se difunde por La Red Rafaela, también confirmó lo que CASTELLANOS había adelantado el sábado pasado, en el sentido de haber solicitado la renuncia a su equipo de funcionarios, para disponer de libertad de movimientos en una reorganización del gabinete a la que consideró "necesaria".

Aunque Perotti admitió que habrá cambios, no le puso fecha a esas modificaciones y todo indica que la cuestión recién podría resolverse a principios de marzo, cuando el intendente deba concurrir al Concejo Municipal para presidir el inicio de sesiones ordinarias del cuerpo legislativo.

Sucede que los tiempos políticos locales se han ido postergando. Se esperaba que los cambios que Perotti señala como "necesarios" serían en diciembre, cuando se cumplieron dos años del mandato actual del Gobierno municipal. Sin embargo, al intendente no le ha resultado fácil hallar personas que respondan al perfil que reclama para las responsabilidades públicas en el municipio.

El comienzo del nuevo año implica también el inicio del receso en el Concejo, y aunque el Ejecutivo puede convocar a sesiones extraordinarias, no lo haría durante enero, ya que la mayoría de los concejales se tomarán sus vacaciones y en la segunda quincena el propio intendente podría ausentarse de la ciudad.

En todo caso, la actividad se empezará a normalizar en el Palacio Municipal en febrero. Pero ese mes podría ser utilizado por el Ejecutivo para evaluar el impacto de la reforma tributaria provincial y de los propios aumentos aplicados en el esquema de recursos propios que el municipio recoge entre los contribuyentes locales, para definir cómo quedan planteados en definitiva los números del municipio para el resto del 2010.

Sobre esa base, Perotti aprovecharía para intentar obtener del Concejo un nuevo incremento de tasa municipal, de menor cuantía al aplicado en diciembre, acompañándolo de un gesto político destinado a satisfacer el reclamo de la oposición de una mayor eficiencia en el gasto: la reducción del número de secretarías y subsecretarías. Con ese gesto, Perotti mataría dos pájaros de un tiro, ya que al mismo tiempo enviaría un mensaje de austeridad y cinturones apretados, y a la vez disimularía las dificultades que está encontrando para completar los puestos de mayor relevancia en el gabinete, al menos allí donde apuntan los cambios deseados, que son las áreas de Desarrollo Social, Salud y Educación.

Hasta ahora, Perotti ha hecho sondeos con algunas personalidades de la ciudad a las que interesó en su proyecto, pero sólo recogió compromisos para "acompañar" desde algún asesoramiento externo a la gestión municipal. Para esa tarea de sostén de sus equipos de gestión Perotti podría contar con los consejos del Profesor Guillermo Sáenz, de reconocida pertenencia al reutemanismo y hombre de experiencia en el tema educativo; y con el Dr. Silvio Bonafede, ex director del Hospital y ex subsecretario de Salud del municipio. En principio, ninguno de los dos se sumaría al gabinete.

Otra alternativa es que en realidad el intendente no pida al Concejo más recursos, pero sí achique la estructura política del gabinete, con el fin de producir un golpe de efecto y realizar algún anuncio muy significativo, precisamente cuando se dirija al Concejo para abrir las sesiones ordinarias -el primer jueves de marzo-, de cara a la celebración del Bicentenario. Presentando ante el plenario de concejales un ahorro en el gasto político del Ejecutivo y destinando ese dinero a algún proyecto muy especial, local pero con proyección provincial y nacional (algo que "rebote" como noticia en Santa Fe y en el país) Perotti podría producir un alto impacto para lo que es su sueño de máxima: volver a competir por la precandidatura justicialista a la gobernación de la provincia.

Comentá la nota