El intendente que cambió la historia del pueblo

En las últimas elecciones comunales le ganó a la lista de Fernando Fischer, quien manejó durante dos décadas la ciudad santafesina de Armstrong. Explica que su gestión significará un cambio de cultura, porque no le gustan las "crispaciones".
Después de veinte años de gobierno, el reutemista Fernando Fischer perdió las elecciones en la ciudad de Armstrong, el epicentro agropecuario más antikirchnerista de Santa Fe. Durante el enfrentamiento entre el gobierno nacional y las patronales agrarias, Fischer había llegado a citar a Leopoldo Galtieri para arengar a los productores agropecuarios. Con un estilo más templado y renovador, el médico veterinario Pablo Verdecchia se prepara para asumir el próximo 10 de diciembre. Proveniente de una familia de fuerte tradición radical, su padre fue derrotado en las elecciones de 1985 por el padre del propio Fischer. "No es una revancha, pero luego del triunfo no pude dejar de recordar aquella elección", dijo Verdecchia.

–¿Se esperaban este triunfo?

–Sinceramente no, aunque las encuestas marcaban que iba a ser una elección muy pareja. Realmente costó creerlo cuando empezamos a ver los primeros resultados que llegaban y nos convencimos sobre el final del día.

–¿Hay incertidumbre por un cambio semejante en la ciudad?

–Fue un cambio muy fuerte para todo el pueblo. Hay algunos sectores con mucha incertidumbre, tomando en cuenta que tuvimos 20 años de un intendente de carácter fuerte, más los seis años que gobernó su padre. Se trata de una familia que viene manejando la política de Armstrong desde la última mitad del siglo veinte. Se trata de un clan político muy importante en la zona.

–¿Cómo se explica la elección del domingo pasado?

–No es que los chacareros le hayan quitado apoyo ni mucho menos. Se trata del desgaste lógico de una gestión de veinte años. La gente también se va cansando de ver siempre las mismas caras. Principalmente el cambio lo busca la juventud: los menores de treinta años no recuerdan otra intendencia que no sea la de Fischer.

–Pero el pueblo no está acostumbrado a la alternancia.

–No, y eso genera incertidumbre.

–¿Cuál es su vínculo con los sectores agrícolas y sojeros de la zona?

–Directo. Nosotros estuvimos a su lado siempre. Quizá no de la misma manera que el actual intendente, pero sí en todas las luchas y actos por la rebaja de las retenciones. Nosotros dependemos enteramente de la agroindustria. La única diferencia son las formas; no coincidimos con las crispaciones y las agresiones.

Los santafesinos tendrán nuevos bonos

El ministro de Economía de Santa Fe, Ángel Sciara, negó que el gobierno provincial vaya a tomar deuda para pagar gastos corrientes y explicó que la posibilidad de que Santa Fe emita títulos públicos estará vinculada a cancelar deudas generadas durante administraciones anteriores.

Según Sciara, el gobierno considera "cancelar una deuda con ex empleados bancarios transferidos y policías mediante la emisión de títulos avalados por el Mercado de Valores, cotizables en Bolsa, con una tasa de interés determinada, y que son recuperables". El ministro defendió la medida como "una manera interesante de hacer frente a una deuda heredada y dar tranquilidad a estos grupos de que va a ser cancelada".

Además, marcó la diferencia entre la situación actual de Santa Fe y la toma de deuda que se realizó durante 2001, cuando el gobierno de Reutemann recibió del Banco Mundial 153 millones de dólares que se utilizaron para equilibrar financieramente la provincia.

Comentá la nota