El intendente Bravo no les paga el sueldo a los concejales

Tarifazo: el jefe comunal prepara un aumento de las tasas municipales. Una de las promesas de la campaña fue bajarlas. Pero ahora tiene un agujero. Y como sólo paga el 30%, los concejales opositores se niegan a recargar las tasas a unos pocos.
El intendente de 25 de Mayo, David Bravo, ordenó no pagar los sueldos de los concejales opositores porque no tiene plata y porque no van a trabajar (según el jefe comunal). En realidad los concejales no quieren aprobarle una tarifaria que incluye aumentos que alcanzan en algunos casos al 4.400%.

El Concejo Deliberante sigue atravesado por el conflicto político. El intendente Bravo, después de quedar en clara minoría (le responden sólo tres de los ocho concejales), intentó vaciar de peso político al cuerpo.

Tan clara es la maniobra que los concejales Nicanor Romero (viceintendente), Beto Quiroga y Ulises Traverso no participan de las reuniones de comisión después de que el cuerpo retomó la actividad por el parate que impuso la oposición. Primero estuvieron abocados a la interna del PJ y después tampoco asistieron.

Los concejales opositores revelaron que los concejales oficialistas "utilizaron plata de subsidios que el Concejo Deliberante tenía en una partida presupuestaria". El Movimiento Popular Veinticinqueño tenía 65.000 pesos; el Partido 26 de Julio (de Traverso), 32.000 pesos; mientras que el PJ tenía 19.000 pesos; el Frente para la Victoria, 17.000 pesos, y el MPV Lealtad al Pueblo (Jésica Suárez), sólo 1.500 pesos.

"No vienen trabajar"

Según la concejala Miriam González, "el oficialismo y Traverso hace cinco meses que no trabajan, sólo participaban de las sesiones, no hacían comisiones ni plenarios, ni atendían a nadie".

"Las dos últimas sesiones ordinarias las tuvimos que pedir nosotros a presidencia, si no muchos temas no hubieran salido", afirma. "Los últimos dos plenarios que convocó el presidente del Concejo Deliberante, participó la oposición solamente, los concejales oficialistas no se presentaron".

En los últimos días (después de terminar las sesiones ordinarias), el presidente Romero llamó a plenario para tratar los aumentos de tasas municipales y para el otro día quería una extraordinaria. Las sesiones extraordinarias, como lo expresa la Ley 1.597, corresponden "siempre que asuntos de interés público y urgente lo exijan".

Aunque la tarifaria había ingresado al Concejo hace tiempo, el conflicto institucional de 25 de Mayo frenó su tratamiento. Los opositores pidieron un plenario para tratar ese tema, pero allí no se presentó el oficialismo (que incluye a Traverso).

González afirmó que "es cierto que las tasas municipales hace quince años que no se actualizan. Pero hay que aclarar que uno de los caballitos de la campaña de Bravo fue bajar los impuestos. ¿Y qué pasó", disparó con ironía.

Dijo que las tasas no se pueden aumentar en los porcentajes que el oficialismo ahora pretende. "Hicimos un análisis de los ingresos por tasas. Hasta ahora sólo se cobra el 30%. Entonces queremos saber cuál es el problema de la baja recaudación. ¿Vamos a seguir cargando la necesidad de recursos del municipio solamente sobre los que pagan? ¿Qué pasa con los que no pagan? Hay que incentivar a pagar para recaudar más", dijo. Porque si ahora que las tasas son bajas la mayoría no paga, los concejales opositores se preguntan quién va a pagar cuando se aumenten. "¿Sólo seguirá pagando el 30%? Entonces desde el punto de vista del municipio, el problema no es sólo el valor de los impuestos, sino también la cantidad de contribuyentes que no pagan", dijeron los concejales opositores.

Por ejemplo en las cloacas, Bravo quiere pasar de cobrar 2,15 a 22,37 pesos; en recolección de residuos, de 2,53 a 33,07 pesos y de 4,35 a 20,27 pesos en los cargos fijos. La conservación de calles de tierra pasaría de 0,09 peso el metro lineal a 3,64 pesos; las calles de asfalto, de 0,09 a 0,96 peso.

Después de que los concejales pidieron, mediante una nota al presidente del Concejo, que la sesión extraordinaria se postergue para seguir analizando la tarifaria, Bravo salió con los botines de punta: anunció que no les pagará ni sueldo ni aguinaldo en represalia por no trabajar.

Los concejales opositores lo toman casi en broma. "Creo que todavía no se dio cuenta de que los que no fueron a trabajar durante cinco meses fueron los concejales oficialistas", comentó Miriam González. También le confirmaron que el intendente ordenó el martes a la mañana no pagar el aguinaldo a los cinco concejales.

"Si no tiene plata, es porque nosotros teníamos razón cuando pedimos la auditoría", concluyó González.

Comentá la nota