Un intendente atrincherado en San Luis.

Pablo Moreno, aliado del gobernador Alberto Rodríguez Saá, se encuentra desde el sábado en la sede del municipio de la localidad sanluiseña donde se niega a recibir la notificación de su destitución por administración fraudulenta.
El intendente Pablo Moreno, de la comuna de Santa Rosa de Conlara, en el noreste de San Luis, se encontraba atrincherado esté domingo por la noche en la Municipalidad local, donde se negaba a recibir la notificación de su destitución, votada el sábado por el Concejo Deliberante.

El intendente justicialista, un aliado del gobernador Alberto Rodríguez Saá, fue acusado de administración fraudulenta, malversación de caudales públicos y abuso de autoridad, entre otros cargos.

El concejal de la UCR, Alberto Díaz, informó a DyN que el jefe comunal cuestiona que su destitución haya sido resuelta por tres de los cinco ediles del Concejo Deliberante. La Constitución provincial establece que las destituciones de los funcionarios deben producirse con los votos de dos tercios del cuerpo deliberativo correspondiente que, a criterio del jefe comunal, se alcanzaría allí con cuatro ediles y no con tres.

Díaz señaló que la presidenta del Concejo Deliberante, Carina Bulacio, del PJ, aceptó que los dos tercios lo constituían tres concejales. Bulacio sería quien debe asumir la jefatura comunal en reemplazo de Moreno, cuando se resuelva el conflicto.

Moreno, tras conocer la decisión de los concejales de apartarlo del cargo, se trasladó hasta la sede del municipio, protegido por numerosos trabajadores de la comuna, de planta y contratados, y se negaba a abandonar el lugar o a recibir la notificación de la destitución.

El juicio político contra Moreno había comenzado tiempo atrás, pero el viernes llegó a un punto de definición, aunque la sesión debió pasar a un cuarto intermedio hasta el sábado, debido a los incidentes generados entre seguidores del jefe municipal. Según testigos, Moreno gritó desde adentro del edificio comunal que "no voy a entregar la municipalidad a nadie".

Díaz precisó que el caso fue puesto a consideración de la justicia y advirtió que teme que "se pierda o destruya documentación valiosa" que se encuentra en el edificio oficial.

Santa Rosa de Conlara está situado a 180 kilómetros al norte de la capital provincial y tiene unos 4.500 habitantes.

Comentá la nota