El intendente adoctrinó a la tropa Zúccaro: “Desde marzo seremos una topadora de gestión”

El intendente adoctrinó a la tropa  Zúccaro: “Desde marzo seremos una topadora de gestión”
Se reunió con empleados municipales y funcionarios. Adelantó que llegarán obras importantes. Les pidió que redoblen los esfuerzos, y que demuestren que sólo con trabajo se puede ganar una elección. Críticas a la oposición.
A este verano atípico en términos políticos le faltaba el movimiento del oficialismo. Y se dio con un fuerte mensaje del intendente Humberto Zúccaro a la mayoría de la tropa, sobre todo la que revista funciones en la estructura gubernamental.

En una concurrida reunión que se concretó el pasado viernes en el Palacio Municipal, Zúccaro, durante poco más de una hora, le pidió a su gente “trabajo” y que no responda “a las agresiones de la oposición”.

“Eso me va a tocar a mí, que pondré la otra mejilla cuando corresponda, o diré lo que tenga que decir, sin que me tiemble la mano”, lanzó Zúccaro.

Pero el énfasis de Zúccaro estuvo en la gestión y en seguir mostrándole a la gente “que hay un Municipio que no sólo hace política, sino que trabaja”, según expuso.

Así el gobierno pretende seguir afianzándose en una de las facetas en donde se sigue mostrando fuerte: la imagen positiva de la gestión, que, según datos que Zúccaro consulta permanentemente, supera el 70%.

“Desde marzo seremos una topadora de gestión, demostrándole a la gente que no sólo 3 meses antes de una elección aparecen las máquinas, sino todo el año. Tenemos obras muy importantes y algunas sorpresas que estoy seguro van a llegar”, bramó Zúccaro.

Oposición

Si bien Zúccaro pidió no agredir a la oposición, en otro momento de la charla soltó “a los amigos todo, a los enemigos nada”, y de hecho deslizó sospechas de corrupción en el entorno familiar de algún edil de la oposición, “que lo único que sabe es denunciar y denunciar sin pruebas”.

Luego se mostró molesto con la edil de la Coalición Cívica Marcela Campagnoli, quien había criticado la contratación de la hija del intendente, Jazmín, como secretaria privada.

“Me molestó que se metan con mis hijos, tengo muchas cosas que decir de Campagnoli y no las digo”, retrucó el jefe comunal.

Sin embargo, sí le pidió a sus funcionarios y empleados que “denuncien con nombre y apellido” cualquier tipo de irregularidad, como los que, por ejemplo, “le venden lotes a los pobres”.

“Que no crean algunos que por tener chapa de secretarios, directores o concejales van a hacer lo que quieran”, disparó.

Es que teme que algún hecho de corrupción destapado en los próximos meses pueda empañar la gestión, y permitirle a la oposición escalar algunos peldaños.

En una escalera que Zúccaro ve directa a un triunfo en las legislativas.

Comentá la nota