El Intendente aceptó la renuncia de Saad y puso en funciones a Raúl Maldonado

El actual presidente de Atlético Huanguelén integró la lista de concejales como representante de la localidad y salió tercero, detrás del vecinalismo de Hugo Bilbao y del radicalismo. "Hay pueblos o ciudades que están lejos peor que Huanguelén", dijo ayer a modo de consuelo para sus vecinos, pero aseguró que quiere realizar un trabajo en conjunto con la oposición, por el bien de los vecinos.

En la edición del pasado lunes se publicó una nota periodística en donde se afirmaba que el delegado municipal de Huanguelén, el radical Domingo Saad, le había presentado la renuncia al intendente Ricardo Moccero y que le daba tiempo hasta el viernes para elegir un sucesor, de lo contrario se alejaba sin anuncio de su cargo.

El Jefe comunal aceptó la renuncia. Ya en el transcurso de la campaña electoral había trascendido que no estaba conforme con el trabajo del Delegado, pero entendía que ese no era el momento de hacer cambios. Además, en la intimidad Moccero había asegurado que para él Huanguelén estaba muerto y, como lo dijo públicamente, "no entendía a la gente", ya que según su postura le había dado lo que quería y no había recibido igual trato en las urnas.

Frente a esta realidad, eligió a la persona que perdió las elecciones el pasado 28 de junio, el analista político hilando fino diría que el vecino de Huanguelén no votó a Raúl Maldonado, sin embargo el Intendente lo eligió para ocupar el puesto vacante en la Delegación. Pero Maldonado, fue más allá, recategorizó a Omar Álvarez, un hombre muy resistido por el pueblo, de hecho estuvo en ese cargo con anterioridad y nada funcionó como la gente lo esperaba.

Decir que la gestión de Raúl Maldonado va derecho al fracaso sería apresurado, quizás logre incentivar a los municipales de Huanguelén y conforme al pueblo. Al menos en sus declaraciones de ayer se notó que tiene ideas, que buscará consensos y que tiene el respaldo del Jefe comunal, aunque ya se atajó de que la comuna está en emergencia presupuestaria, razón por la cual es muy difícil que haya obra pública con dineros municipales.

En la mañana de ayer, a través de La Nueva Radio Suárez, aseguró que "asumo con la mejor?, para poder cumplir con las expectativas del pueblo, como así también con las de Ricardo (Moccero) y con las de la gente del Movimiento para la Victoria, que confiaron en mi para ponerme al frente de la Delegación".

Resaltó que "ayer (por el martes) estuve conversando con Omar Álvarez, porque una de mis ideas es que vuelva a ser jefe de Corralón y que esté a cargo de lo que es el personal de calle", añadiendo que "hoy la gente ha cuestionado mucho el hecho que Huanguelén no está limpio ni ordenado, estas son cosas que desde afuera creíamos que sin dinero se podían hacer bien", siendo ésta una crítica directa hacia su antecesor, Domingo Saad.

El problema es la emergencia presupuestaria

Indicó Maldonado que "hoy estamos en emergencia presupuestaria y tendremos que volver a retomar el sendero del trabajo para tener el pueblo en orden, limpio?".

Aclaró también que "conversé con Fabricio Risueño para que se enterara por mí que Omar reasumiría en el Corralón, y que el lugar de trabajo de Fabricio fuera potenciar Deportes, como lo había hecho en el pasado".

Coincidió con el periodista que el objetivo es que el vecino vea al municipio en la calle, agregando que "este es un momento difícil, por el paro de los municipales" y afirmó al respecto que "espero poder conversar con tranquilidad con los empleados municipales de la Delegación de Huanguelén para exponerles mis ideas".

Al ser consultado sobre la derrota electoral y a su criterio cuál era la falla, si estaba en la comunicación entre el municipio y la Delegación, lo cual no le permitía a los protagonistas ponerse de acuerdo, dijo que "de los diez años que estuve en el club participé de la vida de la Delegación, pero no de una forma directa, no como un funcionario, de afuera uno puede hablar y decir muchas cosas pero estando al frente de la Delegación las cuestiones son diferentes?".

"Creo que hay cosas que sin que nos manden de Suárez se pueden hacer, y después debemos recibir el apoyo necesario del municipio para tener las obras y las herramientas necesarias para que Huanguelén crezca", afirmó con suma precisión Raúl Maldonado.

Una persona frontal

"Soy una persona muy frontal, digo las cosas que pienso, escucho a la gente decir que ?con Moccero no se puede hablar? y de verdad en mi caso nunca actué con prepotencia o con violencia y esta quizás sea esa la razón por la cual él me ha escuchado siempre, pero creo que tenemos muchas cosas para solucionar en conjunto".

Indicó Maldonado que "lo ideal es reafirmar a cada una de las personas que yo crea necesarias en su cargo y después en base a eso trabajar con cada empleado en lo que le hace falta a Huanguelén, porque el Intendente conoce mis ideas".

En cuanto a por qué no lucieron las obras que llegaron a Huanguelén (el acceso, la planta de reciclado, las viviendas), el flamante Delegado dijo que "en el club lo que he tratado de hacer es que cada obra que se hizo se salió a decirlo, siempre hay que resaltarlo porque es el aporte del socio y en la Delegación es lo mismo, todo lo que se hace hay que decirlo en forma constante".

"Algunos dicen que los carteles dicen ?Gestión Moccero? y que no es hecho con recursos municipales, pero la gestión se hizo y de alguna manera hay que resaltarlo", sostuvo Maldonado, quien añadió que "nos damos cuenta tarde de lo que tenemos".

Afirmó que "gracias a haber estado arriba de un camión conozco todas las provincias de la Argentina, y hay pueblos o ciudades que están lejos peor que Huanguelén, no tienen gas ni cloacas, nosotros tenemos una planta depuradora que no funciona bien porque no hay las necesarias conexiones para que funcione como corresponde".

Insistiendo con lo mismo, Maldonado dijo que "no tiene fluidez el trabajo, y esto lo debe saber la gente y se debe conectar para así eliminar los pozos ciegos y disfrutar de una mejor calidad de vida. Estas cosas hay que marcarlas, a las obras que se hacen hay que decirlas y sentirse orgullosos de lo que se hizo".

Mientras el periodista sostenía que entendía a Ricardo Moccero cuando decía que a Huanguelén no lo entendía, Maldonado expresó que "a mi Huanguelén me encanta, es un pueblo en el que me siento cómodo, y quizás el problema que tiene es que nos conocemos todos y cuando hay que decir algo que duele o va al choque lo evitamos, porque tenemos un contacto en la semana o comercialmente no nos sirve. Pero en realidad, me gustaría que cada uno que tenga una queja venga a la Delegación y me plantee cual es el error que estamos cometiendo. Esto me ayudará a crecer y mucho".

"Quizás en ocasiones no se tengan los medios para solucionarlo", acotó Maldonado y señaló que "tengo un trabajo que me permite vivir bien, no asumo el cargo porque necesite trabajar, lo tome porque creo que se pueden mejorar muchas cosas y me gustan los desafíos y espero poder demostrar que el cambio es posible, como así también que podemos lograr una unidad con la oposición y aquellas personas que hoy no participan en política pero que son importantes para el pueblo, con la opinión de ellos vamos a crecer todos".

Comentá la nota