La intendenta recibió a autoconvocados

(General Acha) - La intendenta María Elena García recibió ayer a dirigentes de Acha sin contaminación (Asco), la agrupación que rechaza la radicación de una industria de productos químicos porque contaminaría el acuífero del Valle Argentino. A la audiencia acudieron Daniela Fiorano y María Esther Pérez y la jefa comunal destacó que el encuentro "resultó muy interesante, porque donde hay diferentes opiniones es constructivo el debate".
El temario de la reunión giró en torno a la participación de García en el conflicto, algo que la mandataria consideró "un trámite indirecto" porque tuvo que responder a un pedido de la Dirección de Ecología, para que cumplimentara un informe sobre el nivel de capacidad del hospital Padre Angel Buodo para la atención de emergencias sanitarias.

La intendenta aseguró que su firma no aparece en ninguna ocasión previa ni posterior. "Simplemente hice de nexo como para que ese informe llegara a Ecología" explicó, y añadió que durante la reunión las delegadas de Asco le pidieron su opinión sobre el informe que entregó el médico Juan Carlos Saliba. "Yo no puedo opinar porque es un informe del director del hospital" señaló, aunque aclaró que para no demorarlo más, al día siguiente llevó la documentación a Santa Rosa y la entregó personalmente en el organismo aprovechando un viaje del equipo municipal a la capital provincial. Ecología también requirió un informe sobre la capacidad operativa del Cuerpo de Bomberos, pero fue respondido directamente desde la Jefatura de Policía, agregó.

Inasistencia.

"No voy a ir", respondió la intendenta cuando la invitaron a la asamblea popular convocada por Asco para hoy las 21, en la plazoleta San Martín. No obstante, García le transmitió a las delegadas que podrían contar con ella "si puedo colaborar o si necesitan cualquier información". Consultada sobre los motivos para no asistir, aclaró que no desea ser blanco de actitudes agraviantes. "No creo que esté en el ánimo de los dirigentes, pero siempre hay quienes aprovechan la oportunidad para exceder los términos de la convocatoria", dijo.

García insistió en la necesidad de aguardar el estudio de impacto ambiental antes de opinar sobre la radicación de Fiasa en General Acha. "Yo no voy a permitir un emprendimiento que nos perjudique, porque vivo y tengo mi familia acá", aclaró. Añadió que respeta "el acuífero porque es muy valioso" pero dijo desconocer que se hubiera cambiado la localización de las perforaciones en el proyecto original para extraer agua de la zona de médanos, al norte del radio urbano. "Hasta donde yo sé, los pozos no estarán sobre el acuífero sino al sur" de la ruta nacional 152, donde se instalaría la planta química.

Tampoco descartó que Fiasa pueda abastecerse del Acueducto del Ríio Colorado, que esta ciudad no utiliza porque la comunidad privilegió el consumo del acuífero propio. García opinó que "si finalmente Fiasa se instala, sería muy importante que pudiera conectarse al acueducto".

Comentá la nota