La intención de siembra de maíz se derrumbó 6,5%

La intención de siembra de maíz, según el relevamiento de la Bolsa de Cereales, bajó de dos millones de hectáreas a 1.87 en una semana y hasta el momento sólo se implantaron 65 mil hectáreas.
A seis días de la "ventana óptima de siembra", el Panorama Agrícola Semanal (PAS) del organismo calcula que se registra una caída del 31.4 por ciento por debajo de la media del quinquenio.

En la última semana se registraron lluvias de moderada a baja intensidad en buena parte de la zona líder maicera, con lo cual se espera aumente el ritmo de siembra hacia la fecha del 15 de septiembre, "siendo éste el momento óptimo en la región núcleo argentina para implantar la simiente".

"A la fecha solamente han recuperado humedad el perfil de los suelos en la provincia de Entre Ríos, que sufre puntuales encharcamientos y el nordeste de bonaerense", dijo.

La disponibilidad hídrica de los suelos hacia el Norte y Sur de Córdoba, Norte de La Pampa, y buena parte del Oeste de Buenos Aires, es mínima.

En el resto de las zonas en las que hubo aportes luviométricos, son insuficientes para reponer la humedad necesaria para que el cultivo no sufra urgencias hídricas en el corto plazo, indicó el Panorama Agrícola Semanal que dirige el especialista Eduardo Anchubidart.

El informe al que tuvo acceso se fortalece la necesidad de que en estas regiones se produzcan nuevas precipitaciones, en los próximos días para que las siembras tempranas puedan concretarse.

Se supo que el progreso de la siembra es de 3,5 puntos porcentuales, avanzando en 1,1 puntos respecto de la semana precedente y adelantada en 0,8 puntos respecto a similar fecha del año anterior.

En números absolutos se cultivaron a la fecha 65.000 hectáreas.

"La decisión del productor para implantar maíz por estos días no se atiene exclusivamente a las variables climáticas, sino que también se relaciona estrechamente a la incertidumbre causada por no contar con un precio de referencia del cereal a futuro", se indicó.

La ausencia de reglas claras en cuanto a la comercialización futura de su producción y la elevada inversión (mayor inmovilización de capital versus soja) que requiere el cultivo son otros factores que desalientan la implantación del cereal.

"En este escenario se proyecta una intención de siembra recortada ahora en 1.875.000 hectáreas, 23,8% menor a la precedente y un 31,4% inferior a la media del último quinquenio", explicaron los especialistas.

De acuerdo con nuevos cálculos, se abandonarían al cultivo unas 585.000 hectáreas respecto de la campaña anterior.

Se estima que en la presente campaña volvería a incrementarse el porcentual de siembras tardías de diciembre, buscando mayor estabilidad y de ser posible menor incertidumbre a cosecha.

Comentá la nota